viernes, 2 de diciembre de 2016

Viernes dando la nota #178: Mañana

Los Rodríguez - Palabras más, palabras menos
Lucio Battisti - La Canzone del Sole
AC/DC - Moneytalks
Volbeat - For Evigt

Os aviso ya de que esta semana me voy a repetir. Mañana sábado mis hijos cumplen cinco años. Y como imaginaréis, la semana está siendo intensa y apretada. Tartas para el cole, fiesta, regalos, mucha ilusión en sus caras y en las nuestras... Aún cuesta hacerse a la idea. Una buena amiga comentaba hace unos días en mi cuenta de Instagram cómo pasa el tiempo y cómo se lo notaba a mis peques. No están muy expuestos en las redes –no se ven nunca sus caras o ubicaciones– y esta amiga, que me quiere bien y me sigue de siempre, no los conoce en persona, pero casi los ha visto crecer al ritmo que crecía el blog. Es lo que tiene ver fotos suyas de tanto en cuando, porque verlos día a día no te da la perspectiva suficiente como para encajar que hace tiempo dejaron de ser nuestros pequeños. Salvo de golpe.

Como cuando aprendían sus primeras palabras, daba igual en castellano, en inglés o en idioma jawés. O sus primeras canciones, las de Sunny The Cat, o las que escuchaban conmigo en casa cada mañana. Porque en la Academia Jedi siempre ha habido sitio para el rock and roll.


Luego llegaron las canciones de Mamá y Papá. Las que poníamos en el coche pero a las que no le echábamos demasiada cuenta. Hasta que un día Luke empieza a palmear imitando la batería y Leia tararea como los violines del final. Y a preguntar por lo que están escuchando, que en italiano no debía sonarles mucho... Con dos, o quizás tres años, y ya se quedó con nosotros, la Canción del Sol.


Y claro, pasa el tiempo, los meses, y la música de papi siempre está ahí. Esa que nos hace dejar dejar el cucharón y la sartén a un lado para ponernos a bailar en la cocina. Desde el Enter Sadman al Proud Mary como lo canta Tina Turner, pasando por el Rock and Roll en la plaza del pueblo o el Here comes the Sun. Pero cuando siento un verdadero #fatherhoodgoal es cuando descubro a mi pequeña de apenas cuatro añitos canturrear esta canción, mientras juega con sus muñecos o pinta en la mesa del salón.


Y la último tema añadido al repertorio sonoro de estos cinco años, de nuestros trayectos. Además en dos versiones, una de ellas con el estribillo en danés, y la otra en inglés. Nada más arrancar con ese 'Memory', la pequeña Leia pregunta cuál de las dos versiones es. Ellos prefieren la danesa. Y la cantan.


Con canciones como ésta, cantando como si fuera la canción del verano, yendo de vuelta a casa, a nuestro sitio de siempre. Buscando la felicidad. Felicidad es nombre de mujer. Felicidades, Maestra-Jedi. Y gracias.

Este mundo sigue siendo raro, pero también sigue y seguirá mañana mereciendo la pena. Espero que la semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):
Hospedado en WORDPRESS.COM:
Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Castañas, hologramas y endorfinas

Fin de semana lluvioso, prenavideño, y con el Black Friday aún retumbando. Descartamos planes que incluyan parques, caminatas bajo la intensa lluvia, y centros comerciales. Y para una ocasión en la que yo no trabajo en fin de semana, y no tenemos compromisos externos que cumplir, se presenta un sábado propicio para acumular la leña que aún nos queda del invierno anterior, y sacudirle el polvo a la imaginación.

Merienda, chimenea para entrar en calor y asar castañas, parchís, cosquillas y roughhouse 2vs1 –la Maestra-Jedi estaba fuera– en el sofá. ¡La pequeña Leia casi se mea encima de tanto reír! Hacía tiempo que no pasaba un día de paternidad salvaje, sin horarios, sin colas, sin preocupaciones. Y se nota. Creo que el buen humor, por mucho que me estrese la semana laboral y escolar, me aguantará aún unos días. Hasta la pequeña lleva desde el sábado lanzándose a mi cuello, dándome besos, y repitiéndome "¡Te quiero, Papi!".
Pero una tarde en casa da para mucho. Y tras merendar y jugar a lo bestia, probé a hacer con los peques una actividad más tranquila que tenía en mente hace tiempo, desde que vi este tutorial de cómo fabricar un proyector de hologramas en el blog Historias de Pitufines. En realidad es muy fácil de hacer. Basta tener un poco de cuidado –y no perder de vista el cutter–, y los materiales necesarios son muy habituales en cualquier casa. Mejor lo veis en el blog de Lydia y os hacéis una idea, por si queréis probar. Los padawanes ayudaban y esperaban ver el resultado, pero no se imaginaban lo que iban –íbamos– a ver en un rato.
Luces... Cámara... ¡Acción! Sólo hice estas pocas fotos y un par de vídeos, porque en realidad era mi tarde, de las pocas que puedo disfrutar de ser el papá-juguete, y estaba totalmente inmerso en la actividad y centrado en pasarlo en grande con los padawanes. Es lo que yo llamo La Paradoja del Papá Bloguero. Solo por las risas y lo excitados que estaban tras los juegos, las luchas de cosquillas, el parchís, las castañas en la chimenea, y ahora con los hologramas de minions, pikachus, medusas y tiburones y demás figuras, ya uno se olvida por completo de horarios, de preparar el baño, y hasta de buscar los momentos-foto para el blog. La risa de Leia y los gritos de Luke lo eran todo. Y cuando llegó la Maestra-Jedi, estaban locos por contárselo todo. Chute de endorfinas paternales.



Y, claro, en la Academia Jedi no podía faltar el holograma más famoso de la Galaxia... 😆



Lo dicho, pilas cargadas para unos días. Esta tarde, al recogerlos del cole, Leia volvía a repetir lo de "¡Te quiero, Papi!", y ha estado canturreando –en un perfecto inglés– el Jingle Bells por la casa. ¿Cómo no iba a salirme bonita y rica la tortilla que hemos comido hoy?

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Viviendo con el enemigo

En la década de los 80, la fotógrafa Donna Ferrato realizaba instantáneas sobre las personas y el amor. Su foco se centraba en parejas que frecuentaban los clubs de sexo de Nueva York, donde encontró a la pareja perfecta para enfocar su trabajo. Felices, ricos y a la moda, le dieron la bienvenida en su casa durante semanas para que documentara sus vidas.

Una noche, ella fue testigo de algo totalmente inesperado: El marido atacó brutalmente a su esposa, golpeándola en la cara. Ferrato tomó una foto pensando que eso haría que él parara. Pero no lo hizo.
Pasó meses sin saber qué hacer, sin revelar ese negativo, sin revelar lo que había presenciado. La normalidad se mastica, y al final se traga. Pero hay veces que no es posible pasarlo, y hay que escupirlo. Nadie las quería publicar, decían que esto no tenía interés. A principio de los 90 nadie hablaba de la violencia doméstica. La normalidad. Si a una mujer le pegaba su pareja era porque se dejaba, o lo merecía. Aquello comenzó a definir el trabajo de su vida: la documentación de los horrores de la violencia de género y doméstica.

Visitó refugios de violencia machista, salas de emergencia, programas de maltratadores, comisarías y cárceles. En 1991, se publicó "Viviendo con el enemigo", un libro que, por primera vez, revela en detalle impactante de la violencia privada que pasaba dentro de los hogares estadounidenses. Unos años más tarde, su icónica foto de una mujer con dos ojos amoratados apareció en la portada de la revista Time. Lleva más de 30 años fotografiando y documentando el maltrato a las mujeres en EEUU, lo que la ha llevado al activismo, a ser un referente del fotoperiodismo como herramienta de denuncia y compromiso, y a crear una fundación contra la violencia machista.

De toda la serie, hay una fotografía de la que me apetece hablar especialmente. Fue tan impactante que acabó por publicarse en la revista LIFE. Allí se explicaba la historia de Diamond, el niño que llamó a la policía para denunciar por malos tratos a su propio padre, y que al llevárselo la policía le recriminó sin miedo, adoptando un papel adulto que no le correspondía.
Diamond, el niño de apenas unos ocho años, se coloca desafiante delante de su padre maltratador, señalándole, acusándolo, con un aspecto de madurez y firmeza impropia de su edad. Su padre rehuye la mirada y la acusación de su hijo e intenta esconder el rostro de la cámara. ¿Arrepentimiento? ¿O sólo vergüenza? ¿Derrotado y humillado? La madre, la víctima, entre los dos policías, casi en la penumbra, escondida. Los policías hacen su trabajo, pero alguien tiene que denunciar.

El texto de Ferrato que acompaña a esta fotografía es tan impactante como la imagen en sí. Fue el pequeño quien llamó a la policía al ver que su madre se encontraba en peligro, y al llegar los agentes para detenerle se puso delante de él y le gritó “I hate you for hitting my mother and I hope you never come back to this house.” (Te odio por pegar a mi madre y espero que no vuelvas nunca a esta casa).

En una entrevista de 2007 le preguntaron:
Periodista: ¿Por qué pegan los hombres?
Donna Ferrato: Porque pueden.

Hoy es 25 de noviembre. #25N. Día Mundial contra la Violencia de Género. BASTA YA.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Viernes dando la nota #177: Lo han vuelto a hacer

OK Go - The one moment / Upside Down & Inside Out / Here it goes again
Cortito y al pie. Hoy podría haber ido a lo fácil o a lo más obvio, y traeros algo sobre el 25 aniversario de la muerte de Freddie Mercury. Pero ya lo he hecho en otras ocasiones y prefiero no repetirme tanto con Queen. Además estoy casi seguro de que algún otro participante de este #vdln también homenajeará al gran Farrokh Bomi Bulsara. Pero he preferido ir a lo más fácil todavía: traeros un vídeo espectacular que descubrí ayer, y que me recordó otra entrada anterior. Y es que cuando los chicos de OK Go lanzaron su anterior trabajo, un alucinante vídeo clip grabado en gravedad cero, tampoco pude resistirme.

Como sabéis suelo recurrir casi siempre a actuaciones en directo, pero si os traigo a los OK Go es precisamente por sus vídeos. Muchos recordaréis su famoso clip de las cintas de correr con el que se dieron a conocer, el I Won't Let You Down, o el impresionante Needing/Getting conduciendo un coche. Sus vídeos son tan alucinantes que tienen que sacar también sus respectivos making off. Y en este último lanzamiento ha ocurrido igual. Podéis encontrar entrevistas y hasta teasers en su Facebook o su canal de YouTube. Grabaron toda la acción de una vez como suelen hacer, usando ordenadores y temporizadores para rodar todo lo que veis en apenas unos pocos segundos, en un solo momento, a cámara súper rápida. El efecto resultante es perfecto.


Para que veáis el vídeo anterior del que os hablaba, aquí os lo dejo también. A mí me sigue pareciendo totalmente alucinante.


Y como no puedo resistirme, y lo que en realidad me gusta es la música en directo, aquí os dejo cómo suenan OK Go en un escenario, sin trucos de cámara ni cartón. Lo que sí incluye es a una improvisada groupie subiendo a ayudar a Damian Kulash con el riff de guitarra. No son Foo Fighters, pero para suenan muy bien.


Otra opción hubiera sido tocar temas más trascendentes e importantes, pero no estoy de ánimo para eso, y hubiera acabado cabreado más que desahogado. Y vosotros un poco más hartos de mi vehemencia y mis malos humos. Me jode que algo como el 25N se vea eclipsado mediáticamente –y políticamente– por la muerte de según qué escoria. Muerte que lamento, por supuesto. Tanto como cualquier otra. Como la de cada mujer asesinada por el machismo de esta sociedad a manos de su pareja, la de la anciana sin recursos que no podía pagar su calefacción, o la de cualquier obrero que cae de un andamio por las condiciones precarias en las que el sistema nos hace vivir. Este mundo sigue siendo un lugar muy raro. Espero que la semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):
Hospedado en WORDPRESS.COM:
Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

viernes, 18 de noviembre de 2016

Viernes dando la nota #176: Loco Live

Joey Ramone - What a wonderful world
The Ramones - Bonzo goes to Bitburg / Do you wanna dance
Cortito y al pie. Esta semana pasada Marysol de Detrás del Mapamundi, una de las participantes habituales del #vdln, nos trajo varias versiones del conocidísimo What a Wonderful World de Louis Armstrong. Yo le recordé una que se dejó atrás –y más tarde recuperó–, y que a mí me encanta especialmente, me parece una de las mejores. Quizás porque es más de mi palo, o porque Ramones siempre han sido una de mis debilidades.


Y una cosa llevó a otra... Recordé que hace bien poco el amigo Rafa de Heterodoxia nos regaló en otro de sus exquisitos #vdln –no dejéis de leerlo– el She talks to rainbows, otra maravilla del genio Joey Ramone. Como le comenté, gran canción, gran letra y gran texto. Era de esas canciones que uno tiene olvidadas, pero que suenan increíblemente distintas y hermosas después de leer los textos de Rafa. Y se destaparon recuerdos, los mismos a los que él aludía en su entrada. Recordé aquel vinilo que me regaló una antigua amiga durante una convalecencia, el Loco Live de Ramones. Un directo grabado en la Barcelona del 92 en el que metían 33 canciones en apenas 1 hora. Desde el silbido mítico de Morricone de El bueno el feo y el malo con el que arrancaban siempre sus conciertos, hasta el speech de despedida, pasando por innumerables "Let's go!" y "One-two-three-four!". Sin pausa y a quemarropa. Una canción detrás de otra sin dejar respiro, para ponerme el cerebro del revés. Hubo épocas en las que discos como el Loco Live eran la única forma de mantenerme centrado y concentrado en algo durante una hora.


Rápidos y directos, cortitos y al pie. Me enganchaban por su simpleza, como el rock progresivo o el resto de bandas de rock y punk rock de los 70 y 80 por todo lo contrario. Claro que yo venía de escuchar rock and roll y rockabilly de los 50 y 60, el surf de The Beach Boys y Jan & Dean, o surf rock de Barracudas y demás. Y de ahí a Dead Kennedys o New York Dolls hay un paso o dos. The Ramones eran mi evolución natural. Y claro, al final me paso media tarde en el trabajo con los Ramones. Esos que se han convertido más en mito que en grandes estrellas, y que el marketing ha colocado en las camisetas de maniquíes incapaces de bailar al son de la batería de Tommy o la de Marky, el bajo de Dee Dee o la guitarra de Johnny. Ni de la especial voz y forma de cantar de Joey. ¿Quieres bailar?


Este es además una de los "rockanroles" que le pongo a mi Pequeña Rock and Roll. De los que nos gusta bailar cuando estamos de buen humor. Y ella también pinta y habla a los arcoiris. Este mundo sigue siendo muy raro, pero habrá que seguir creyendo en los milagros. Espero que la semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Consigue aquí el código InLinkz.

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):
Hospedado en WORDPRESS.COM:
Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!