No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.


Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Alerta spoiler: los Reyes son los niños

El arbolito de la Academia-Jedi el año pasado, rodeado de regalos, y todo medio a oscuras para esperar la mañana de Reyes.
Y cada año lo tengo más claro. Los Reyes Magos son los niños y niñas. Y las mamás, y las titas, y los primos, y hasta yo. ¿Y por qué saco este tema ahora que hace semanas que pasaron las fiestas? Pues por la sencilla razón de que este año, el secreto de los Reyes Magos ha sido desvelado en la Academia-Jedi, y no sabía muy bien cómo enfocarlo.

–"Papi, ¿podemos poner esta noche una cámara grabando en el salón?" –"¿Y cómo aparecen en casa?" –"Los nombres que hay en estos regalos tienen tu letra, Papi"...
Una tarde Javi me lanzó directamente que sospechaba que los Reyes Magos era yo. No su madre, una ONG, o un repartidor de Amazon. Yo. Ana también estaba recelosa, pero se mantenía al margen. En esta ocasión dejó que su hermano manejara la cuestión. No sé si lo habrían escuchado en el cole, o se lo diría algún otro niño, pero la curiosidad era más potente y la fantasía ya hacía aguas. Aunque la sonrisa de su cara mantenía la misma ilusión. Descubrir un secreto también puede ser emocionante.

La fantasía y la inventiva son importantes y sanas para el crecimiento de los niños y niñas, como jugar a ser Spiderman y luchar con un T-Rex. Explotan su imaginación y su creatividad, pero saben que es un juego y que son personajes de ficción. Existe una gran diferencia entre jugar con seres imaginarios y mentir sobre su existencia. Más aún ya con ocho años. Desde el principio, no había intención ninguna de que crecieran creyendo en los Reyes de Oriente, pero asumimos la tradición y la herencia cultural. Y no podía frustrar su ilusión, hasta que estuvieran preparados.

El arbolito de la Academia-Jedi de este año, rodeado de regalos.
Así que les hemos revelado el secreto. No recuerdo las palabras exactas, ni si fuimos lo suficientemente convincentes. Les intentamos explicar que la fantasía de los Reyes, el secreto, la magia y los regalos forman parte de el cariño y el amor de las personas que los quieren. Y que deben esperarlos y recirbirlos con la misma magia e ilusión. Como la de los regalos de cumpleaños, que también se mantienen en secreto. Es un paso normal, natural, cuanto menos drama, mejor para todos. Y aún así, mi mayor miedo era que pudieran sentirse engañados, o decepcionados por la mentira de sus padres. La sensación fue una mezcla primero de culpa –cómo no, los padres siempre sentimos culpa, por todo–, luego de desahogo –al ver cómo lo encajaban en su cabeza y aceptaban las explicaciones–, y más tarde de cierta pena. Me quedó la sensación que aún querían seguir creyendo en la magia. O tal vez fuera yo. Pasamos una etapa especial y llegamos a otra, no sé si menos infantil, pero sí menos inocente. Y aunque sea lo natural, sientes un poco de lástima.

Siempre he comentado que la Noche de Reyes es una de las fechas más bonitas del año, y siendo padres esa idea se ha reforzado. A la emoción con la que preparábamos este juego de ficción para fomentar su ilusión y cómo disfrutábamos de su alegría, se sumaba a la intrínseca del momento. Esa ilusión que uno también sentía de pequeño, vuelve cuando empiezas a vivirlo con las miradas de tu hijo, con las sonrisas de tu hija. Ahora espero que sigamos viviéndola igual, pero sabiendo, ellos y nosotros, que la ilusión viene de recibir regalos y amor de quien más te quiere –y no por un chantaje para ser buenos–, con complicidad, sinceridad y confianza.

Y es el mejor regalo que pueden seguir dejándome durante unos años más mi Rey y mi Reina Maga.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Suscríbete
Suscríbete por correo

Comentarios

  1. Ohhh.... es un momento por el que todos vamos a pasar y me encanta vuestra forma de enfocarlo! Ahora a disfrutar, con otro tipo de magia, pero sigue siendo magia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutar siempre! Con Reyes o sin ellos, sigue siendo el día más genial de las fiestas para disfrutarlo con ellos. ;)

      Eliminar
  2. Ufff!! A mi aún me queda tiempo para ese momento de descubrir quién son los reyes magos, pero no quiero que llegue!!! Ojalá dure esa inocencia muchos años!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo. Yo también quería mantener la magia. Pero ver cómo van desvelando el secreto y madurando, también es especial. Y la ilusión por los regalos siempre estará ahí ;)

      Eliminar
  3. Uff, mi mediano de casi nueve comenzó a preguntar este año, por algo que le dijo un amigo, pero nosotros le preguntamos que creía él y nos dijo que sí que creía en la magia, así que por lo menos la ilusión está ahí ☺️. Aunque aun nos queda el peque de dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la edad en la que ya empiezan a razonar sobre muchas cosas. Nos queda toda una aventura por delante! ;)

      Eliminar
  4. Jo, pues me estaba dando pena según lo iba leyendo aunque me alegro muchísimo de que se lo hayan tomado tan bien. Y es que nos va a dar más pena a nosotros por lo que cuentas, es como un portazo que nos hace darnos cuenta de que ya nuestros niños... ya no van siendo tan niños. Creo que la ilusión la van a seguir teniendo, porque la emoción del secreto de qué regalos tendrán también mola mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, seguirá la ilusión, pero de otrra manera. Y espero que les/nos dure mucho!

      Eliminar
  5. Vaya! A nosotros este tema aun nos pilla un poco lejos. Este ha sido el primer año que la mayor ha empezado a enterarse un poco de la Navidad y la verdad es que hemos disfrutado de la tradicion. Es cierto que te propones no mentirles pero al final "es magia". Me ha gustado vuestro enfoque. Una preciosa guinda para que siga habiendo magia. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ilusión es lo importante, ya sea por la tradución, por su ingenuidad o por el simple hecho de recibir regalos y catriño. Cada edad a disfrutarlo a tope!

      Eliminar
  6. El mio mayor creo que lo sabe, por algunos comentarios. Un día nos dijo que algunos de su clase no creían y que los regalos los compraban los padres, pero luego dijo, "Yo elijo creer" así que nos dejo que no sabemos que hacer el próximo año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chico listo ;) El año que viene segirá la ilusión, de una forma u otra.

      Eliminar

Publicar un comentario