No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

El año que aprendieron a decir "te quiero"

Hoy –ayer, 3 de diciembre– hace 1095 días, mil y 95 noches, que aterrizaron en nuestra vida las padawanes. Hoy Luke y Leia cumplen tres años. Y uno piensa que estas cosas, estas efemérides, hay que celebrarlas, claro. Y hay que hacer repaso y recopilación de recuerdos y anécdotas. Pero llega un punto en el que es imposible. Ya el año pasado, en el segundo cumpleaños, era imposible contar los avances de los pequeños, tan solo unos cuantos. Y las cosas que quedan en el tintero dan para mucho más.

Este año ha pasado rápido, muy rápido. Demasiado. Y hemos cambiado mucho. Para empezar, Luke y Leia ya van al colegio. Así que imaginad los cambios y avances que eso supone. De estar todas las mañanas en casa conmigo, ahora tienen a sus seños y a un montón de amigos. Antes mis mañanas giraban completamente en torno a ellos. Ahora no, ahora me ciño al horario. A su horario. Antes no importaba demasiado la hora de levantarse o desayunar, o la hora de comer. Ahora miro más al reloj que a los juguetes.
En este año hemos pasado además muchas otras aventuras. Luke sigue teniendo esa pequeña fijación por la Luna, a la que es capaz de localizar en segundos incluso a plena luz. Pero le ha añadido un compañero: el planeta Marte. Leia sigue siendo tan colaborativa en casa, y le encanta ayudar –a su manera– cuando hacemos la comida o la compra. Luke sigue haciéndose el dormido, apretando los ojos. Leia sigue siendo la reina del mando de la tele, del iPad, del móvil de la Maestra-Jedi... Luke sigue con sus juguetes favoritos, su 'yayomacuín' y sus 'jacas'. Y su color rojo. Siempre rojo. Como Marte. Leia sigue canturreando en inglés cualquier canción de los CDs o del cole. Luke sigue pidiendo el 'tubito' del sacamocos, como si tal cosa, cada vez que está atascado. Y siguen pidiendo su parte cada vez que intento tomarme un helado de postre...

Y además las aventuras no han hecho más que aumentar y acumularse. Aparte de empezar a ir al colegio, este año nos hemos olvidado de los pañales, Leia ha descubierto a Hello Kitty, le apasiona el color rosa –imposible escapar de él–, y las ceras y hay días que llega del cole pidiendo papel y lápices. Luke confunde a Spider-Man con Superman –ya hablaremos seriamente sobre esto–, y se ha hecho fan total de Bob Esponja. Ha aprendido muchas formas de jugar, y de hacerme reír, de sonreír y de mirar. Ha descubierto su Mirada Magnum –esto tiene un post pendiente–, y su entusiasmo –la palabra que mejor lo define– ha crecido ya hasta la talla 26. Tenemos que mordernos los labios muchas veces para evitar reírnos cuando los dos empiezan a charlar entre ellos, como niños mayores, y a soltar frases y expresiones que ni sabíamos que conocían. Hemos ido a Italia de viaje, y a la playa, al campo. Y han probado y tanteado varias veces con el Reverso Tenebroso, pero parece que les tira más el Lado Luminoso de la Fuerza. En este año Luke y Leia han aprendido a decirnos "te quiero mucho, mamá", y "te quiero, papi" –pero sobre esto no habrá post, es indescriptible–.
En este tercer año hemos aprendido –me han enseñado– cómo es la mejor forma de criarlos, la suerte que es esto de tener mellizos, y hasta hemos tenido tiempo de salir en el periódico, en la radio, ¡y hasta en la televisión! ¡Si incluso nos dieron –a mi y a ellos– un premio muy importante, al Mejor Blog de Sevilla 2014! Hemos escrito un libro. Bueno, parte, un pequeño capítulo. Y hemos intentado conciliar la vida laboral y familiar como hemos podido.

Y como hace 365 días atrás, Luke y Leia siguen siendo capaces de hacer extraordinaria cualquier situación, o cualquier logro o anécdota en estos tres años, por sencilla y común que sea. Ha sido un año increíble. Los padawanes y su madre son capaces de hacerme feliz, de hacer mi vida muy especial. La más especial.

Y yo sigo sin ser capaz de escribir y terminar esta entrada sin dejar de sonreír en cada párrafo.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios