No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Miedo escénico, o salir de la zona de confort

Este fin de semana pasado hemos tenido escapada familiar. Y con familiar quiero decir abuela, titos, primos, madrina, y todos a la sierra. En una casa rodeada de castaños, en plena naturaleza, chimenea, patio cubierto de erizos de castañas, paseos por el monte, juegos, carreras, risas... Pues más o menos. Los pequeños padawanes han tenido sus momentos.
Ya sabemos que "los terribles 2 años" son imprevisibles. A eso hay que sumar que los pequeños pasan de vez en cuando por fases de papitis y/o mamitis, y Luke aún sufre los efectos de las últimas muelas que le quedan por salir. El caso es que estar un poco descolocado en una casa desconocida, y con más gente alrededor de la acostumbrada, aún siendo familia y conociéndolos, no ha ayudado. A ratos Luke ha estado protestón y caprichoso, y pidiendo brazos y mimos de la madre y míos. A armarnos de paciencia. Sin embargo, la pequeña Leia, en su linea, sí ha pasado un buen fin de semana, jugando a 'su bola', recogiendo palos y flores, y charlando con casi todos. Han jugado y alborotado con su primo y sus titos, y con la Yeya, pero el peque no lo ha pasado tan bien como esperábamos. Al menos no todo el tiempo.

Teníamos muchas ganas de que desplegaran todo su encanto, y todas sus habilidades, cantando, parloteando, practicando esa mezcla de castellano e inglés tan simpática, que jugaran con todo el mundo, que estrecharan lazos. Entre otras cosas, también es bueno que los peques salgan fuera de su zona de confort. Ahí es donde está lo inesperado, y las oportunidades de conocer cosas nuevas, de tener nuevas experiencias. Y de esas han tenido un montón; patear hojarasca, ver un agujero en un castaño e imaginar la casita de un búho o una ardilla, la chimenea, hacer equilibrios en troncos caídos... Es una zona de aprendizaje, donde aprender a sentirse más seguro.

Llegó el momento de la vuelta a casa, y al rato de montar en el coche, los padawanes volvieron a su zona de seguridad. El camino de retorno lo pasamos cantando, riendo, y charlando. Hasta se acordaban de algunos de sus juguetes que esperaban en casa. Y claro, al llegar, tocaba jugar un rato, daba igual la hora, o lo cansados que estuviéramos. Suele pasar que el trayecto de vuelta no es tan largo como el de ida. La razón es que nuestra zona de confort se amplía cada vez que salimos de ella y asimilamos algo nuevo en la zona de aprendizaje. Y cada vez nos sentimos un poco más seguros en un radio un poco más amplio. Poco a poco. Es otra forma de hacer nuestro mundo más manejable, y hacer desaparecer por el camino algunos miedos. Es otra forma de crecer.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Comentarios