No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Las fases del sueño

Lo de las fases por las que pasan los pequeños es algo universal. Todos hemos sufrido tenido rachas buenas, malas, regulares, semanas de berrinches y pataletas constantes, o meses de celos, caprichos, poco apetito, rebeldía... Uno no sabe muchas veces a qué atenerse cuando se encuentra de golpe con una situación que rompe con lo acostumbrado, uno de esos volantazos que de cuando en cuando nos dedican los padawanes para que no nos acomodemos demasiado, o pensemos que esto es 'pan comido'.
Las fases del sueño, que yo recuerde –porque ya he comentado en otras ocasiones que tengo memoria de padre pez–, hasta ahora han sido tres. Tres por niño, aclaro. Desde lo bien que se dormían en sus cunas siendo muy pequeños, a los cambios de rutina tras el verano del año pasado. O este mismo, tras la Operación Pañal. O cuando dejaron de hacer la siesta, para que el día terminara a una hora razonable, y que nosotros pudiéramos también descansar y relajarnos. Las rachas malas del Reverso Tenebroso fueron pasando –y pasan– una tras otra.

El adiestramiento de los pequeños aprendices de sith jedi entró el mes pasado en una nueva fase, y ahora las rutinas están marcadas por el horario escolar. La jornada empieza muy temprano, más que antes, y eso ya se hace notar para el resto del día. Sin embargo Luke sigue siendo un saco de energía, una máquina de agotar, y aguanta con su ritmo entusiasta –una palabra que lo define a la perfección hasta la tarde, por muy temprano que se levante. Esto se traduce en que a veces llega la hora del baño y la cena, y él solito quiere irse a su cuarto y se tumba bocabajo en su cama, agotado. Frito, hasta mañana.

Pero ahora estamos con la pequeña Leia y su círculo vicioso del sueño. A la pequeña le cuesta llegar despierta a la hora de comer, y a menudo da una cabezada al llegar del cole –cuando no llega ya medio dormida en mis brazos–. Está tan cansada y con tanto sueño que a veces se pone de mal humor, y llegan los berrinches. Y al final, acaba dormida. No pasa siempre, pero ya sabemos que puede ocurrir. Y si duerme más rato de la cuenta, no hay forma de que por la noche se acueste temprano. Ni cuentos ni gaitas. Hay que convencerla, e insistir, y se levanta varias veces de su cama con cualquier excusa. Al final, no descansa ni tanto ni tan bien como necesita. Así que al día siguiente, vuelta a empezar...

Como pasa casi siempre, estas situaciones y fases suelen ser transitorias, aunque se alarguen más de lo que quisiéramos. Poco a poco todo vuelve a la normalidad. O mejor dicho, llegamos a una nueva normalidad. Porque ya nada vuelve a ser como antes.

¡Que la Fuerza os acompañe!

P.S. En los últimos días estamos teniendo un nuevo invitado en esta ecuación de difícil solución: la fiebre. No vaya a ser que durmamos una noche del tirón... 

Comentarios