No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.


Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

La mentira de la conciliación (II). #PorLaConciliaciónReal

Hace mucho que escribí este post, y sigue siendo de los más visitados del blog. No fue el primero que publiqué sobre el tema, y tras él llegaron algunos más. La conciliación es una de las patas sobre las que se asienta todo esto de la crianza, la familia y nuestra vida con la infancia. Y generalmente es una de las que cojea. Es una mentira, y es un problema, de los grandes, de los que no acaban de solucionarse.

La falta de una conciliación real puede vulnerar el derecho de los niños a estar con sus padres

UNICEF acaba de lanzar la campaña de sensibilización #PorLaConciliaciónReal. Llevan tiempo trabajando y exigiendo a los partidos políticos, ahora en en campaña electoral, un compromiso real y definitivo con la conciliación, con las niñas y niños, y con las madres y padres que están asumiendo el coste, económico y emocional, de esta falta de conciliación.

Para UNICEF, la conciliación se basa principalmente en el derecho de los niños y niñas a crecer al lado de sus familias –del tipo que sea–, a ser cuidados como se merecen y a disfrutar de tiempo de calidad con ellas para favorecer su desarrollo pleno. Pasar tiempo con sus madres y/o padres tiene numerosos impactos positivos en su crecimiento y desarrollo cognitivo e influye positivamente en sus logros, en su salud y en su bienestar. Y en su felicidad.

La conciliación nos afecta a todos, con o sin hijos, con o sin personas dependientes, y todos tenemos derecho a conciliar. Pero los ritmos de trabajo, la carga mental, el estrés o el pluriempleo son problemas comunes que afectan principalmente a las familias con hijos. La maternidad y paternidad son una responsabilidad, y son una de nuestras labores más fundamentales. Todos queremos hacer lo mejor para nuestras criaturas. Sacrificaríamos lo que fuera por ellas. Literalmente. Y muchos tienen y tenemos que realizar sacrificios laborales, económicos, familiares o personales. Es fundamental más ayudas y medidas que nos permitan asumir estos sacrificios y compaginar de una manera digna la vida personal, familiar y laboral. Por eso la campaña de UNICEF incluye una recogida de firmas ciudadana que se presentará al nuevo Gobierno, y que se reflejan en tres medidas específicas:
  • Una Ley de permisos de paternidad y maternidad iguales, obligatorios e intransferibles que contemple tramos de disfrute que no tengan por qué ser obligatoriamente simultáneos entre padre y madre, de acuerdo con la directiva de la UE de conciliación de la vida familiar y profesional.
  • La extensión de los permisos de maternidad a un mínimo de 6 meses, de acuerdo a lo recomendado por UNICEF y la OMS, para promover la opción de la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida.
  • Incentivos fiscales, bonificaciones y premios a las empresas que promuevan medidas de conciliación familiar, como la flexibilidad/racionalización de horarios, la seguridad laboral, modelos más flexibles de trabajo, reducción de horas extra, etc., de tal forma que la paternidad/maternidad no se penalice en el entorno laboral.
Puedes unirte a esta campaña firmando esta iniciativa en la web de UNICEF.
Así que hoy me voy a repetir. Las veces que haga falta. En España la conciliación es mentira, es sacrificio. Sacrificio laboral, económico, familiar, o personal. Y esto hay que cambiarlo. Por la conciliación real.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Suscríbete
Suscríbete por correo

Comentarios