No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

#VDLN 257: Oscuridad

Cortito y al pie. Este asunto de la oscuridad y de los miedos, ya es recurrente. Llevo muchas semanas con el tema, y no voy a insistir. Las nanas están para eso, y las buenas canciones ayudan, siempre. Otra cosa son las cantinelas, con las que siempre nos vienen los del miedo y el hombre del saco. En este país nos vienen con miedos muy oscuros, nos asustan poniendo el grito en el cielo con asuntos alarmantes. Preocupa mucho la ausencia –por fin– de símbolos religiosos en la toma de posesión de un presidente. Y preocupa también que haya –por fin– más mujeres que hombres en los despachos, por ejemplo. Asombroso eso de reducirlo todo a un número o a una cuota. El feminismo les da grima y miedo, pero precisamente quedarse con la cifra es vaciarlo de contenido y sentido. Y a fin de cuentas, no dejan de ser del mismo pelo –y del mismo collar–. Personas, hombre o mujer, que sirven a los poderes de siempre. La lucha de clases ya si eso para otra ocasión. Al menos estos no cantan "El novio de la muerte"...

Al final, les importa –e indigna– más el ministro al que no le gusta el fútbol que el ministro que no ve torturas o que criminaliza movimientos sociales. Y eso sí que da miedo. Y me refiero a ambas cuestiones; tanto que a medio país le importe más el balompié, como que tengamos un ministro del interior con ese historial.

Y otra cosa que no deja de asombrarme es cómo alguien como Pedro Duque, con todo lo que se le supone, su preparación, su brillantez, conocimientos, capacidades, entrega, talento, hasta carisma... al parecer tampoco contenta a algunos. A lo mejor es por ser un astronauta de verdad. La semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Suscríbete
Suscríbete por correo

Consigue aquí el código InLinkz.
Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.
BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):
Hospedado en WORDPRESS.COM:
Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Comentarios

  1. Creo que eres del lado oscuro jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Nos meten mucho miedo para que nos estemos quietos, pero no hay que dejarse engañar. El segundo tema es bestial.
    Feliz #VDLN.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí no me dan miedo... Lo que da miedo es que nos sorprenda tener gente preparada y con currículum décentes y adaptados a su especialidad (con excepciones)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario