jueves, 8 de octubre de 2015

Nacer en diciembre

Ya es Navidad en el Corte In... No, no va de eso este post. Voy a hacer una pequeña reflexión sobre el primer curso escolar que han pasado los padawanes. Media blogosfera maternal y paternal hablando de la vuelta al cole y de los primeros días semanas de clase o de guardería, y yo vengo ahora a contaros cómo nos fue el curso pasado en la Academia Jedi. Y ya de paso, cómo arranca éste.

Hace un año fue duro pasar por la experiencia de la puerta del cole. Luego el curso dio para mucho. Incluso me metí a delegado de curso, para estar más encima de todo lo que rodeaba a mis padawanes. Así que ahí me veis manejando dos grupos de whatsapp con cuarenta y tantas madres y algún que otro padre. No me quiero ni acordar de la quincena antes a la función de Navidad –sigue sin tener nada que ver con el título–, o el descontrol con los libros y los ISBN equivocados.
Para Luke y Leia la experiencia debió ser enorme, tras haber estado siempre con nosotros sin haber pisado una guardería. Viéndolo desde fuera, nunca dejaba de asombrarme. No nos damos cuenta de lo fuertes y capaces que son realmente. Pero al llevarlos por la mañana y recogerlos a la salida, una de las cosas que más notaba era lo pequeños que me parecían al lado de algunos de sus compañeros. Ellos, como yo, nacieron en diciembre.

El sistema educativo en España se rige por la edad cronológica de los pequeños y no por la evolutiva. Parece una tontería, pero a los tres años las diferencias son tremendas. Al empezar en educación infantil, los nacidos en diciembre tienen once meses menos que los compañeros de enero. Once meses menos de desarrollo, habilidades, dominio del lenguaje, motricidad, autonomía y autoconocimiento, dependencia, seguridad. Once meses en tres años es casi un cuarto menos de vida. Pero todos van al mismo ritmo, y se le piden los mismos avances curriculares, como la prescritura y la prelectura.

En otros países –Suecia, por ejemplo– solo empiezan el curso los que ya han cumplido la edad estipulada –Primaria se empieza con 7 años–. La pega de este sistema es que cada generación queda partida en dos. Al final siempre habrá niños y niñas con diez u once meses más que otros, pero cuanto más tarde se empiece, más se minimizan las posibles diferencias, con el paso de los años van desapareciendo. Además cada niño y niña es un mundo –no me canso de decirlo–, y cada uno lleva su propio ritmo y desarrollo personal, y tiene necesidades particulares, pero eso es algo que nuestro sistema educativo tampoco alcanza a cubrir.

Este es un año de muchos cambios. Casa nueva, nueva localidad, nuevo curso y nuevo colegio. Con tantos cambios en nuestras vidas, es normal que haya algunos desajustes y dificultades. Los peques tienen que acostumbrarse a muchas novedades. Por el momento vamos asimilando las nuevas dinámicas, conociendo a las nuevas seños y amigos, y perdiendo nuestros miedos e inseguridades. Los míos incluidos. De lo que no nos libramos es de las tareas para casa.

Los llevo al cole y los recojo, y sigo viendo niños y niñas salir de sus aulas, sus nuevos amigos. Hay días que cuesta más, otros menos. Pero raro es el día que no pienso en artículos como éste. O que no recuerde cómo yo mismo era siempre el más pequeño de la clase, algo que arrastré hasta bien avanzada la EGB, y me costó superar. Luego sigo viendo a los padawanes, tan fuertes y capaces, salir contentos de clase, riendo, con curiosidad por todo, y poco a poco se me pasa. "Hasta mañana, Seño".

Pensamientos y paranoias mías que tenía que sacar, aunque con algo de retraso, que ya estamos en octubre. Es lo que tiene no parar ni para darle la vuelta al colchón. ¿Es sobreprotección? ¿Paranoia? ¿O sólo falta de sueño? ¿Qué pensáis?

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

P.S.: Aclaraciones. Por comentarios recibidos, creo que algunos puntos no han quedado del todo claros. No estoy diciendo que sea malo, o que los niños tengan un handicap por ser de diciembre. Lo que ocurre es que los padawanes acaban de empezar 2º curso de Infantil, el de 4 años, y se encuentran con compañeros que nacieron en enero de su mismo año, con lo que tienen 11 meses más de vida y de todo. Mis hijos tienen un desarrollo totalmente normal para sus 3 años y 10 meses, son capaces de hacer cualquier cosa adecuada a su edad, y más. Algunas asombrosas que ni imaginaba. Pero mientras que ellos tienen ahora 3 años y 10 meses, hay chicos y chicas en su clase con 4 años y 9 meses. Y pienso que el sistema educativo debería tener en cuenta estas diferencias de edad –no de otras cosas–, al menos en educación infantil, donde la diferencia se nota tanto.

18 comentarios:

  1. Hola! Mi hija también es de Diciembre, de finales además. Es la más pequeña allá donde va y no he sido tan consciente de ello hasta que la semana pasada empezamos la adaptación en la guardería.
    Eran todo niños y niñas de Septiembre Diciembre, pero la siguiente más pequeña a mi hija le llevaba un mes y medio y a estas edades es un mundo.
    La pobre era la única que aún no gateaba y estaba asustada todo el día.
    Supongo que cuando vaya al colegio el año que viene le pasará lo mismo, por ahora le evitamos el disgusto de la guardería ya que la hemos sacado para que siga al cuidado de mi padre, como hasta ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los niños tienen algo mágico, y es que se adaptan a todo, y con una velocidad increíble. No te preocupes por sus miedos o su disgusto, porque las superan en cuestión de minutos!

      Eliminar
  2. Yo siempre he sido niña de diciembre, grandullona pero la más pequeña de la clase. Se nota, pero con el tiempo se va igualando todo... me ha gustado tu manera de pensar. Yo siempre he creído que al menos a tan cortas edades se debería tener en cuenta la edad evolutiva de los peques porque para nada es lo mismo, y seis meses ya son un avismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo también. Nací en Nochebuena! Y siempre fui el pequeñajo de la clase, la mascota. Algo que me supuso un pequeño trauma por mucho tiempo. Pero con el paso de los cursos se va atenuando la diferencia. Lo peor es cuando son aún pequeños

      Eliminar
  3. Yo soy de Marzo, y siempre he sido más tonto de lo normal, aún ahora sigo siendolo. Mis padres decían que era porque tuve meningitis con 2 meses. Debe ser eso ;)
    Vamos, a lo que iba, que ni te obsesiones. Lo importante es que los niños sean felices y quieran ir al cole

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso es lo importante. Y los míos no tienen ningún problema, al contrario, son asombrosos. La niña incluso me corrige a veces, y hasta pronuncia inglés mejor que yo! Pero uno no puede dejar de tener estas paranoias, al verlos tan pequeños ;)

      Eliminar
  4. Mis peques nacieron en diciembre y prematuros.... a sique me horrorizaba la idea de verlos ir al cole tan pequeñitos, me horrorizaban las posibles secuelas que pudieran tener por esa prematuridad. El primer día de cole vi a mis peques junto a una niña (ellos de finales de diciembre, ella del dos de enero) vamos que no se llevaban un año por apenas unos días.... Luego la realidad fue distinta, son de lo más altos de la clase, niños muy espabilados que no se aprecia casi esa diferencia, de hecho ellos están en tercero de infantil y ya leen y escriben algunas cosas... en cambio hay un par de niños de agosto y marzo que si tienen ese aspecto de "más pequeños" tanto a nivel físico como a nivel desarrollo y el resto de niños los llaman bebés.... yo no tengo muy claro como debería ser el sistema porque sea como sea siempre habrá diferencia de meses entre los niños del aula aunque cogieran a los que ya hayan cumplido tres años en septiembre siempre habrá cierta diferencia entre los de enero y septiembre...
    Quiero creer que no hay diferencia entre los míos y esa niña que nació el dos de enero... si, esa niña les saca exactamente dos cabezas... la profesora dice que no se nota en absoluto que son los dos más pequeños del aula, que tiene niños mucho más inmaduros en muchos aspectos, a sique no te preocupes de que sean de diciembre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los míos también son ochomesinos, es normal en embarazos múltiples. Pero eso no implica problemas posteriores. Al contrario, hay quien dice que es mejor porque reciben más estimulación desde más temprano. Vete a saber!
      Se nota muchísimo la diferencia física y de desarrollo, de altura, o de destreza, pero el resto no tanto. Mi niña habla y razona como si tuviera más edad. Y con el paso del tiempo, las diferencias que pudiera haber desaparecen, se diluyen. Lo que digo es que estas cosas deberían considerarse ala hora de escolarizar a los niños, sobre todo a los más pequeños ;)
      Saludos

      Eliminar
  5. Te entiendo, los padres nos preocupamos siempre por nuestros hijos y realmente a estas edades las diferencias entre niños que se llevan escasos meses se nota. Pero mira la parte positiva de que sean los peques, los mayores siempre tiraran de ellos estos primeros tiempos y luego ya no se notara.
    La semana pasada en el parque una madre estaba preocupada justo por lo contrario, su hija era de principios de enero y en la guarderia se encontraba en que su hija iba con niños casi un año mas pequeños que ella y se quejaba porque su hija casi corria y habia niños que aun no andaban... Y decia lo mismo que se deberia buscar otro forma de decidir el curso de los niños.
    Tambien si en vez de empezar la escolarizacion tan pronto hicieramos como los suecos que hasta los siete disfrutan de su infancia al 100% estas diferencias ya no se notarian...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo había visto nunca desde ese punto de vista, la verdad. Si un niño o niña de principios de año se ve adaptado al ritmo de los más pequeños tampoco es lo ideal. Y si, lo mejor sería empezar la escolarización más tarde, mucho más tarde. Pero para eso hay que cambiar el país de arriba abajo, empezando por la conciliación ;)

      Eliminar
    2. Si y no tiene pinta de que eso vaya a suceder pues este fin de semana escuche que querian hacer una prueba piloto para iniciar la escolarizacion a los dos años!!!! La proxima sera parir en el colegio directamente...

      Eliminar
  6. Nunca estamos contentos. Como tú bien dices, pongas la fecha de corte cuando la pongas, siempre habrá niños 11 meses mayores que otros.
    A mí me pasa lo contrario que a ti. Mi primer hijo nació en enero, y siempre he pensado que por culpa de eso va a desperdiciar un año de su vida, con respecto a los que nacieron en diciembre del mismo año. Ahora está en segundo de primaria, con la misma madurez que alumnos que ya están en tercero porque nacieron un par de semanas antes que él. (Y también con mucha diferencia con respecto a "los viejos" de tercero, que nacieron en enero del año anterior).
    La verdad es que era algo que "me daba mucho coraje" al principio.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo había visto desde el otro lado. Y claro que tienes razón. el caso es que todas estas 'desventajas' o desajustes se minimizarían si la escolarización fuera más tarde, bastante más tarde. No te di go a los 7, como en Suecia, pero un par de años más tarde sería mucho mejor. Claro que para eso la conciliación de este país debería cambiar radicalmente ;)

      Eliminar
  7. Y si entras a valorar los primerizos de diciembre y los hermanos nacidos en enero, ya te caes de espaldas...
    Nosotros esperamos al segundo peque para el mes que viene o diciembre, y al ser el hermano pequeño esperamos que esa diferencia respecto al resto se vea aminorada al aprender del mayor, dicen que espabilan antes....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso tengo entendido. La ventaja es que los 'mayores' tiran de los peques, y estos tienen más estímulos y más tempranos, así que que espabilan, se desarrollan y maduran. No sé si de forma natural o forzada, pero el caso es que es la edad que tienen, no hay otra, y es lo que hay

      Eliminar
  8. Estoy totalmente de acuerdo. La diferencia entre compañeros de enero y de diciembre es abismal. Aunque hay niños de diciembre que tiene una evolución muy rápida, otros siguen un ritmo más lento y se frustran mucho cuando no llegan a los niveles que se exigen en primero de infantil. ¡Por dios!! que entran con dos años, ¡que quieren! Y luego están las profes que en mi opinión les faltan luces que vienen a decir a los padres que su hijo es inmaduro, que es lento, que no llega... ¿Y no se ha dado cuenta que esos niños son de septiembre, octubre, noviembre o diciembre y los que siguen el nivel de enero en adelante? Menos mal que hay otros maestros que intentan llevar un doble ritmo porque son plenamente conscientes de este tema. Incluso he conocido alguno que pone a los mayores a ayudar a los pequeños y me parece genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los grandes problemas de la educación. Por falta de de medios, personal y las ratios cada vez más altas, muchas veces la atención y educación personalizada es imposible. Por tramos, o atrasando la edad de escolarización al menos se minimiza algo el problema. Pero como todo en cuestión de niños, cada uno es un mundo, y hay peques que son asombrosos,. nazcan en febrero o en noviembre ;)

      Eliminar