No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Darle la vuelta al colchón

Llevo más de dos meses sin escribir en el blog. Ningún tema, ninguna entrada, aparte de los #ViernesDandoLaNota o los #MiércolesMudos. De hecho, en el último post que escribí ya avanzaba algo de lo que se me venía encima este verano. Trabajo, horas de carretera, vacaciones en la playa con los peques, mudanza por fases, viaje en familia... Por el camino de estos dos meses se han quedado todos estos temas y alguno más.

Una de las entradas que más ganas tenía de preparar trataba sobre el pasado curso escolar, el primero de los padawanes en Infantil, y sus muchas facetas y aristas. Sobre cómo pensaba que lo habían pasado y vivido ellos, o el hecho de que siendo nacidos en diciembre eran de los más pequeños de sus clases –tal como me pasó a mí–, y cómo veía yo esa situación. Y también sobre el nuevo curso, el cambio de colegio, y cómo lo afrontan ellos y nosotros. Porque este verano el acontecimiento más importante ha sido sin duda el cambio a una nueva casa. Aparte de la mudanza agotadora e interminable, el traslado supone un cambio radical para los pequeños, para toda la familia.
Y luego está el viaje que hemos hecho en familia, a Escocia. Toda una experiencia, millas y millas conduciendo por la izquierda, castillos, ruinas y montañas, las Highlands, Edimburgo, el lago donde no apareció por ninguna parte Nessie por mucho que la buscamos. Los post sobre viajes veraniegos siempre me han gustado, y cada año contamos nuestras aventuras. Este aún no hemos tenido tiempo ni de descargar todas las fotos.

Y después de dos meses así, y el pequeño detalle de no tener una conexión a internet decente que llegue a nuestra nueva casa, el runrun sigue martilleándome la cabeza. Los temas están ahí, el día a día de la vida con mellizos y todas las cosas que nos van sucediendo da para mucho. Y hay proyectos, ideas, la iniciativa #papásblogueros, eventos... Pero el blog sigue abandonado. No es la prioridad ahora. Las nuevas cortinas sí, los libros para el nuevo curso también, los contratos de suministros, arreglos en la casa, compras, hacernos a nuestra nueva vida, a nuestra nueva localidad, sí. Estamos estrenando muchas cosas, pero el runrun sigue ahí. Y empieza a ser molesto.

Ha llegado la hora de cambiar de ritmo, de darle la vuelta al colchón –o estrenar uno nuevo–. No puedo estar pensando constantemente en qué publico, qué temas saco. No puedo forzar la inspiración, ni inventarme horas del día –o restarlas de mi vida–. No puedo estresarme por publicar. O por no publicar. No puede afectarme. No puedo permitírmelo.

Tras dos meses sin darle vida al blog, sólo puedo daros las gracias a los que seguís ahí.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios

  1. Ánimo! Con calma. No te preocupes que seguiremos aquí cuando la inspiración vuelva jeje Yo en este año he aprendido que si me lo tomo como obligación el publicar ese día si o si, las cosas no salen igual.. Así que cuando llegue, llegará. No te estreses! Un abrazo familia! Nos vemos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, se agradece la compañía de los 'fijos'. Seguir seguiré, pero sin programarme ni plantearme un ritmo de post. Escribiré cuando me salga, sin estress. A lo único que me comprometo es a los #VDLN ;)

      Eliminar
  2. HOla. entiendo que no tengas tiempo para el blog porque pasé por una mudanza con niños y es agotadora y nunca se terminan las cajas y el colocarlo todo... paciencia y ánimo... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es agotador. Ya estamos instalados, pero queda mucha casa por 'vestir': cuadros, lamparas, cortinas... En fin, ahora que ya empezó el cole, estamos recuperando el ritmo. Poco a poco ;)

      Eliminar
  3. Lo has dicho tu mismo, ahora tocan otras cosas. Tan sólo deja fluir y que esto del blog llegue cuando tenga que llegar, si llega ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Carmen, el estress! Poco a poco. Ahora que ya lo del cole parece 'controlao', estamos recobrando el ritmo. A ver si poco a poco ;)
      Nos vemos en el Alamillo, no? Besos

      Eliminar
  4. Ánimo! Con todo lo que has contado no sé ni cómo sigues haciendo las entradas de los #VDLN y los Miércoles mudo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje... Me cuesta, la verdad, pero los #VDLN son irrenunciables, es una cosa que me encanta, y ya me he encontrado que alguien conoce mi blog por ellos más que por temas paternales! Y lo #MM es solo buscar la foto, asi que... Poco a poco iré recobrando el ritmo, pero sin agobiarme por publicar, que es lo que más me estresa ;)

      Eliminar
  5. Seguiremos esperando estoicamente el "despertar de la fuerza" amigo bloguero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA!! Bien traído! ;)
      Ufff... Y qué tres meses nos esperan, de spoilers, rumores, premieres y demás!! Ya tengo el hype por las nubes de gas Tibana!! ;)

      Eliminar
  6. Y aquí seguiremos!!! Las prioridades son las prioridades y a veces con los temas de los blog creo que muchos nos autoexigimos demasiado con el tema de publicar o no dejarlo abandonado pero todo tiene su momento, y hay veces que hay que dar la vuelta al colchón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se acabó lo de autoexigirme! Seguiré, pero al ritmo que me pida el cuerpo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario