Viernes dando la nota #203: Dylan

Cortito y al pie. Esta semana Bob Dylan cumple 76 años. En alguna ocasión he comentado que no es de mis artistas favoritos, y tengo que confesar que me he detenido nunca a leer o interpretar sus letras, ni a empaparme de sus discos. Nunca me llamó la atención, nunca me gustó especialmente Dylan. Claro que hasta él mismo dice cosas como "Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo". No sé si será la voz, o el estilo, no sé si será la época... "Yo no tengo una voz bonita. Yo no sé cantar bonito, y además no quiero". Al menos la actitud la tiene. Creo que de las canciones que le conozco –reconozco que no son muchas– me quedo con la historia tremenda de Hurricane Carter.

Seguramente muchos conoceréis y os gustarán temazos como el Blowin' in the wind, Forever young, Don't think twice it's all right, Mr. Tambourine Man, y tantas otras. Son himnos, canciones históricos, obras maestras. Pero no sé porqué,…

Hacer grullas de origami/papiroflexia

Cosas que nunca pensé que haría #2

Vamos con una nueva entrega de este #CosasQueNuncaPenséQueHaría, a ver si va cuajando como serie. Este miércoles en el cole de los peques, para celebrar el Día Escolar de la No Violencia y la Paz (se celebra los días 30 de enero), han pensado que cada pequeño lleve a clase unas grullas de papiroflexia. Una antigua leyenda japonesa promete que cualquiera que haga mil grullas de papel (origami) recibirá un deseo de parte de una grulla, como una vida larga o la recuperación de una enfermedad. El caso es que "las mil grullas de origami" se han vuelto un símbolo de paz, debido a la historia de Sadako Sasaki –no dejéis de leerla–, una pequeña niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad producida por la radiación de la bomba atómica que asoló la ciudad de Hiroshima.


¿Y qué ocurre cuando en el colegio piden trabajos como este a los pequeños de infantil? Exacto. que son los papás son los que se encargan. No veo yo a mis padawanes, con sus recién cumplidos tres años, haciendo grullas o cualquier otra cosa de papiroflexia que requiera un mínimo de paciencia y ni tal control de la psicomotricidad fina. Todavía no. Su adiestramiento Jedi no ha alcanzado tal dominio de la Fuerza. Pero todo llegará. El caso es que aquí me veo, buscando tutoriales en YouTube y papel de colores. Ya llevo 11 hechas, y las últimas sin necesidad de estar siguiendo los vídeos. Todo un logro.

Y la verdad, tengo que reconocer que me ha gustado mucho la experiencia, es una actividad que engancha. Se trabaja la destreza manual y la coordinación, la paciencia y la constancia, la memoria, la imaginación, la concentración... Espero poder repetirlo, pero junto a los peques. Enseñarles y que practiquen, aunque sea solo para hacer los típicos avioncitos de papel de toda la vida. El caso es hacer cosas juntos. Y claro, no he podido resistirme, y probé a hacer un pequeño X-Wing. Ya tengo localizados algunos vídeo-tutoriales de cómo hacer un Yoda, un dragón, o una Estrella de La Muerte. Como parte del adiestramiento Jedi para los padawanes no está mal. The Force is strong with this ones!

Y vosotros, ¿qué habéis hecho por –o con– vuestros hijos que nunca pensasteis que haríais?

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios