No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

#VDLN 286: Septiembre eterno

Cortito y al pie. Vamos a encadenar ideas. Ayer leía a mi amigo Adrián, y resulta que coincide conmigo en una cuestión –una más– que alguna que otra vez he comentado aquí. Los dos pensamos, como mucha gente, que el verdadero Año Nuevo debería ser en septiembre. Todo arranca de nuevo en septiembre. Todo se reinicia. Hasta los coleccionables. Y hay más eventos recurrentes, como el Oktopberfest, por ejemplo, o la avalancha de gente compartiendo el mítico y ya manido Wake Me Up When September Ends de los Green Day al acabar el mes. La Segunda Guerra Mundial empezó y terminó en septiembre. Y según Usenet, el mes de septiembre de 1993 nunca terminó, un septiembre eterno. Entre otras cosas porque empezó a llenarse de nuevos users novatos –que iniciaban curso– y de mierda. Una cagada. La falacia está en que en realidad sí llegó octubre, y noviembre, y diciembre. Y enero de 1994, otro falso año nuevo. Para cerrar el círculo, when january ends, los Green Day lanzaron su fabulosa mierda, Dookie. Tal día como hoy, 1 de febrero, hace justo veinticinco años. Como diría Dirk Gently, todo está relacionado.

¡Joder, qué discazo! ¡Veinticinco años! Ahora me asalta la duda. No sé si volver a hacer la llamada en las redes de cada jueves para convocar al #VDLN. Ahora que dejé de ser fiable, me suena a cagada... Lo que no deja de ser muy apropiado. La semana que viene, lo que me pida el cuerpo. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!

Suscríbete
Suscríbete por correo

Consigue aquí el código InLinkz.
Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.
BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):
Hospedado en WORDPRESS.COM:
Gracias a todos por participar. ¡Y A DAR LA NOTA!

Comentarios

  1. Pues siempre será un poco mejor si haces el llamado. En mi caso dejo programado el post desde la noche anterior para intentar llevar su horario. Pero participo en una de cada cuatro. Gracias por seguir dando la nota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok. Seguiré con la llamada, al menos la semana que me dé tiempo a prepararlo 😉. Y dos siempre bienvenidos, cuando sea

      Eliminar
  2. Claro que sí, convoca, cuando te lo pida el cuerpo y quieras escuchar otras voces. Yo me he aficionado e intento estar al pie del cañón ni que sea tarde :)

    ResponderEliminar
  3. Convoca cuando y como quieras, hasta que tú veas que merece la pena, no hay problema. Acostumbro a pensar que música voy a poner y voy guardando las canciones. Aunque reconozco que me gusta visitar otros blogs y descubrir nuevas canciones o recordar las que tengo he olvidado.
    Feliz #VDLN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata. Ya existía el #VDLN antes de que me encargara yo. Y espero que siga, de la forma que sea, cuando termine por rendirme. Como sea, mientras tan to seguiré avisando ;)

      Eliminar

Publicar un comentario