No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

#ElTemaDeLaSemana: El peor momento del día

Supongo que recordáis la película Lady Halcón. Si crecisteis en los años 80 seguro que sí. Pues resulta que el peor momento del día tiene algo que ver con la peli de Rutger Hauer y Michelle Pfeiffer, y un poco –bastante– también con la anterior entrada de este carnaval, la de Mi momento favorito del día. Y es que no todos los días podemos tener ese momento manta.
Todo lo contrario. Hay días en los que más bien parece que tengamos un Cambio de Guardia. Con mi reducción de jornada trabajo por la tarde, así que me encargo del cole y la hora de la comida antes de irme a trabajar. Pero al menos un par de días a la semana nuestros horarios hacen bastante complicado que la Maestra-Jedi y yo podamos coincidir apenas quince o veinte minutos. Cuando ella entra por la puerta, yo ya estoy preparándome para salir. Casi con las llaves en la mano, un beso, un informe de situación rápido, y un "hasta esta noche, tesoro". Ni momento manta ni nada.

Casi como el Capitán Navarre viendo entre brumas y destellos a su amada Isabeau volver a convertirse en Lady Halcón antes de poder abrazarla. Cuando la mentira de la conciliación nos juega esta mala pasada, y apenas salgo de casa hecho un lobo frustrado, es sin duda el peor momento del día. Más tarde, regreso del trabajo en pleno late night, cuando ya el agotamiento no nos da respiro ni aguante más que para cenar cualquier cosa y ver medio capitulito de alguna serie.

Está claro que todo esto es una exageración. Ni yo tengo la planta de Rugter Hauer ni la Pfeiffer es tan perfecta como la Maestra-Jedi. Pero esta peli siempre saca el garrapiñado que llevo dentro. Lo cierto es que una de mis frases hechas más usadas es "mi mujer y yo nos llevamos muy bien, apenas tenemos tiempo para discutir". Y no sé qué es más triste, si el hecho de que esto sea así realmente, o que lo tenga ya tan asumido. No me queda otra que esperar al siguiente cambio de guardia.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Consigue los códigos para InLinkz.

Comentarios

  1. Puajj...la mentira de la conciliación!!!! Menuda trola! Animo papi, en nada estas nuevamente bajo la manta :) beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, la conciliación es mentira. Lo hagas como lo hagas, siempre es sacrificio. Sacrificas familia, o trabajo, o posición, u ocio...

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu similitud con Lady Halcón. Me encantó y me encanta esta película. Es una pena que la mentira de la conciliación nos regale estos momentos tan maravillosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, es una exageración, obviamente, pero me encanta esa película, y describe gráficamente lo que quería contar ;)

      Eliminar
  3. Porrrrrrrrrrrrr supuesto que la vi conozco, madre mia!! Con esa imagen de la peli das un buen ejemplo de lo que debéis sentir en ese momento... Os deseo muchos mas momentos manta, y menos momentos Lady Halcón... Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una película perfecta para explicar esa sensación. Un pelín exagerado, pero la imagen es perfecta ;)

      Eliminar
  4. La conciliación en el trabajo no está bien hecha, Algunas parejas no se ven y cuando lo hacen chocan. No os dais cuanta de las estadísticas de mas divorcios es cuando pasan las vacaciones. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso siempre lo he escuchado. La conciliación no es que esté mal hecha. es que no existe. Ni la familiar, ni laboral, ni de tiempo libre ni nada. Es puro sacrificio.

      Eliminar
  5. Pues no la he visto, pero me la apunto. Así es la "conciliación" sacrificar momentos con las personas a las que quieres para poder hacer malabares y llegar a fin de mes. Ánimos y Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre lo he dicho: la conciliación es mentira; lo que hay es sacrificio.
      Y la peli, no dejes de verla. tiene su tiempo ya, es de los 80, pero es de mis películas favoritas ;)

      Eliminar
  6. Que duro tiene que ser, recuerdo esa parte de la peli desde pequeñito como muy triste :(...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es muy chocante. Por eso es una imagen perfecta para ilustrar lo que quería contar. Algo exagerado, obviamente, pero le viene perfecto ;)

      Eliminar
  7. ¿Conciliación? Eso no existe! Lo peor es que la vida pasa tan rápido...Muchos ánimos y a disfrutar de los momentos que podáis compartir que son muy valiosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos sí, los momentos buenos los aprovechamos todo lo que podemos! ;)

      Eliminar
  8. Anda! No me había yo enterado!!! Aunque comprendo lo que cuentas!! 😘

    ResponderEliminar
  9. Bueno ya los fines de semanas tendrán más tiempo para un café y una conversación sin apuros, apuesto que si! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay días de descanso, no siempre en fines de semana, a veces no coincidimos ni en eso. Es lo que tiene trabajar en la prensa, que sale todos los días ;)
      Un beso!

      Eliminar
  10. Pues vaya ******, espero que lo llevéis bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo llevamos, o lo sobrellevamos. Al final uno tiene que hacerse a lo que hay ;)

      Eliminar
  11. Ostras no habia visto este post .....que TRISTE y ROMANTICO a la vez!!
    La conciliación, se "agradece" (podría ser peor) pero es muy dificil sí :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es triste, y romántico desde cierto punto de vista.
      Realmente es la forma y la fórmula que hemos encontrado en casa para poder organizarnos, y como tal, tenemos que asumirlo, y ya está. Pero a veces se hace bastante duro... :(

      Eliminar

Publicar un comentario