No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

#ElTemaDeLaSemana: Mi momento favorito del día

Puede sonar raro, pero siendo éste un blog de paternidad cuyos protagonistas son mis padawanes, y donde todo gira alrededor de ellos, tengo que reconocer que mi mejor rato del día, mi momento favorito, no tiene que ver con Luke y Leia. O tal vez sí, pero no directamente. La capa 'hijos' ya lo cubre todo, como una capa más de la cebolla que es mi día a día, mi vida. Pero hay más capas.

Este blog ya estaba en marcha antes de que nacieran mis hijos, pero creo que realmente empezó de verdad con una de mis entradas favoritas, la primera que escribí tras su nacimiento. Allí hablaba de universos paralelos, lineas de tiempo, realidades, Big Bangs... Hoy hablo de capas de cebolla. En cuatro años uno aprende muchas cosas, pero todo se reduce a básicamente lo mismo. Y una de las cosas que voy aprendiendo es que los universos paralelos, como las capas, se solapan, se pisan, se separan, se fusionan, convergen, o divergen. Pero nunca desaparecen. Ni se destruyen o restan unas a otras. Son como una gran manta que por mucho que tires de ella para taparte la cabeza no te deja los pies al aire.
Mi momento favorito del día es precisamente una manta. Una grande. La que nos echamos por encima la Maestra-Jedi y yo en el sofá. Aunque sean 10 minutos, y sin recoger aún la mesa después de comer. Nuestra manta. Una que nunca nos deja con los pies al aire.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Get the InLinkz code.

Comentarios

  1. El momento manta!! Todo un clásico, muy necesario! Me encanta esta nueva iniciativa! Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien viene un ratito tranquilo en el sofá... A ver si vamos sacando temas de la semana que atraigan y se apunte mucha gente. es genial sobre tod para los que ya no sabemos qué temas inventarnos!! xDDD

      Eliminar
  2. Ese momento es genial!! Y si ya hay pelo y chuches ;). Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que querrás decir 'peli'... xDD Si, con una peli, o una mini siesta, el caso es un ratito de relax! ;)

      Eliminar
  3. El momento manta es fundamental. A mi me ha encantado el vuestro.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto. La falta que hacen momentos de relax, y de tranquilidad de pareja ;)

      Eliminar
  4. Un gran momento sin duda alguna, mis mantas no nos cubren los pies si queremos estar estirados... Tenemos que comprarlas más largas.

    ResponderEliminar
  5. Nosotros ya no tenemos de esos momentos, no tenemos tiempo para nada últimamente, con tanta vorágine rutinaria y el peque durmiéndose tan tarde! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay... Pues hay que buscarlos, si no es a una hora, tendrá que ser a otra ;)

      Eliminar
  6. ohhh esa mata.... en todos los sofas debería existir ESA manta, la que impide que uno de los dos quede con los pies fuera :):) me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es primordial. Y si no la tienes, se teje ;)

      Eliminar
  7. ¡muy parecido al mio! es que los sofás y las mantas aportan tanta felicidad, es la prueba de que con muy poco podemos ser realmente felices!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esos momentos son indispensables. Hacen falta ratitos de relax y tranquilidad cómplice en pareja, y hay que buscarlos, donde sea ;)

      Eliminar
  8. Yo quiero una manta así de larga yaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje... La manta es lo de menos. Hay que tejerla ;)

      Eliminar

Publicar un comentario