Viernes dando la nota #203: Dylan

Cortito y al pie. Esta semana Bob Dylan cumple 76 años. En alguna ocasión he comentado que no es de mis artistas favoritos, y tengo que confesar que me he detenido nunca a leer o interpretar sus letras, ni a empaparme de sus discos. Nunca me llamó la atención, nunca me gustó especialmente Dylan. Claro que hasta él mismo dice cosas como "Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo". No sé si será la voz, o el estilo, no sé si será la época... "Yo no tengo una voz bonita. Yo no sé cantar bonito, y además no quiero". Al menos la actitud la tiene. Creo que de las canciones que le conozco –reconozco que no son muchas– me quedo con la historia tremenda de Hurricane Carter.

Seguramente muchos conoceréis y os gustarán temazos como el Blowin' in the wind, Forever young, Don't think twice it's all right, Mr. Tambourine Man, y tantas otras. Son himnos, canciones históricos, obras maestras. Pero no sé porqué,…

El escalofrío de después

Con mis mellizos ya cerca de los cuatro años y medio, me pongo a escribir de nuevo sobre pañales y pis nocturnos. Sobre pañales, sí, porque la anécdota que da pie a este post arranca hace ya unos dos años, cuando en verano empezamos con la 'Operación Pañal'. Ya nos queda lejos, pero aún recuerdo con temblores las semanas que pasamos asimilando rutinas y control de esfínteres, ganas y apretones. Y pasando la fregona todo el día.
La pequeña Leia se acostumbró casi desde el primer día a dormir sin pañal, demostrando un control y un aguante impropios. Con su hermano empezamos un par de semanas después, pero durante las noches le mantuvimos el pañal, porque no aguantaba tantas horas. Cuando por fin se lo quitamos por la noche, es cuando llega la anécdota. Para evitar fugas y escapes nocturnos, antes de acostarme, sacaba a Luke de su cama y lo llevaba en brazos al servicio, dormido. Parecía increíble, pero era –y sigue siendo– capaz de orinar sin despetarse. Y de vuelta a la cama, de nuevo en brazos. El quid era conseguir no despertarlo, porque entonces, la habíamos cagado.


Todo esto me viene a la memoria por un post de otro de los Papás Blogueros, el compañero Marq, Padre en Estéreo. En su blog contaba que se sentía como el mismísimo Indiana Jones, llevando a la cuna a uno de sus mellizos, intentando que no se despertara.

Volviendo a nuestra anécdota, ahora no es como entonces. Luke superó hace mucho el tema de los pipís nocturnos, pero en ocasiones se acuesta sin ir al baño antes, y seguimos haciendo la misma maniobra. Llevo sus veinte kilos largos de peso muerto en brazos, lo siento en la taza del váter sin que se inmute, y orina como si tal cosa. Me asombra esa habilidad. Hasta escurre la última gota, se relaja, y entonces no puedo dejar de sonreír cuando le da, dormido aún, el escalofrío de después.

Porque es indiferente a la edad que uno tenga. ¿O es que a vosotros cuando os desahogais no os da ese escalofrío?

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios

  1. Yo tengo que empezar con Pedro ahora con el buen tiempo. Me dijeron que estaba preparado el verano pasado, pero entre exámenes que tenía yo y la muerte de mi madre, no estaba muy de ánimo. Me veo todo el día con la fregona en la mano y mucha paciencia. Hace poco lo intenté un fin de semana y lo cambié seis veces hasta que le puse de nuevo pañal. En fín, necesito suerte y al toro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada por hacerlo antes o después. Lo importante es que el peque esté preparado, y lo asimile con normalidad. Puede ser agotador e intenso, pero cuanto más fácil os lo pongáis, mejor. Con el buen tiempo lo que te evitas es mojar o ensuciar más ropa de la cuenta. Los míos lo hicieron en verano, y estaban todo el día en calzoncillos y braguitas, o bañadores. ;)
      Suerte, y al toro!!

      Eliminar
  2. Estamos en la proto historia del asunto.. 29 meses y contando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Mucho ojo. E truco muchas veces es estar pendiente a las señales, intentar daros cuenta de cuándo está con ganas de hacer pis, atentos para adelantaros a los escapes. Es complicado, pero si el peque está preparado y "colabora", es todo más fácil siempre ;)
      Suerte!

      Eliminar
  3. Cangrejito ya está lejos de todo esto pero dentro de poco me tocará con Bebecangrejo, menudo estrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Si. Menos mal que ya pasamos por todo aquello de una sola vez. Ventajas de tener la 'parejita de golpe' ;P

      Eliminar
  4. Ayyyy menos mal que ya lo pasé. Creo que hasta ahora, es lo que más miedo me ha dado empezar, y luego he visto que no era para tanto. Pero aun así, no me gustaría tener que volverlo a pasar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un trago por el que hay que pasar, no es ningún drama (a menos que haya algún problema), pero cuanto antes lo pase uno, mejor ;)

      Eliminar
  5. Siempre hay un momento para controlar lo del esfinter, unos mas pronto y otros más tarde. Yo lo pasé hace mucho tiempo ( ahora pronto me tocará son los nietos si los traen mis hijo) pero el mejor momento es en vacaciones y se va a la playa. Allí se les deja con el culito al aire y ellos se acostumbran a pedir y si no pues no pasa nada. Están en el agua o en la arena. Me da mucha rabia cuando voy a la playa y a niños pequeños los tienen con pañales. Incluso los llevas a bañarse con los pañales. ¡Pobres niños!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, nosotros también aprovechamos el verano y la playa. Y tampoco me explico lo de dejarles el pañal pudiendo estar 'libres' ;)

      Eliminar

Publicar un comentario