No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

"Mamá, no te escondas"

Hace bien poco, algunos papás –y mamás– blogueros lanzamos a las redes la campaña #PapáNoTeEscondas, una iniciativa para dar visibilidad y voz a padres comprometidos con la crianza de sus hijos, padres activos y emotivos, para que no tuvieran que esconderse, para que salieran del armario. Para el día de hoy, Día de la Madre, Misión: Mamá Ninja nos propuso a Pau Almuni, Un papá como Vader, Joaquín Montaner y La parejita de golpe promover este #MamáNoTeEscondas, para apoyar la lactancia materna y su visibilidad. Y a decir verdad, no encuentro una causa mejor. Lo que me parece increíble es que, a estas alturas de la película, aún haya necesidad de alzar las voces por causas tan obvias y de sentido común como ésta.

Fotografía de Tamar Shugert.
Creo que en los tiempos que vivimos ya nadie en su sano juicio puede dudar que las bondades de la lactancia materna, y no voy a recurrir a mencionar las recomendaciones de la OMS y demás organismos. Hay campañas, hay información, hay apoyo. Pienso que realmente la –mala– imagen es un problema de –falta de– respeto, y de –falta de– empatía, y sobre todo, de prejuicios y mentes sucias.

Un niño o niña no tiene porque comer escondido en una sala de lactancia –en el mejor de los casos– o en un rincón, en un coche, o en unos aseos públicos, simplemente porque haya gente que vea el hecho de alimentarlo como algo obsceno. Una madre no debería sentirse agredida, criticada, observada, o señalada por darle el pecho a su hijo, por alimentarlo. Los que tendrían que esconderse y no salir de nuevo jamás son precisamente los que ven con ojos y mentes sucias un hecho tan natural y hermoso como el alimentar a un bebé. ¿Quién puede molestarse e incluso ofenderse por algo así? Y si lo hace, tiene un problema. Pero es su problema.

Repito: es una cuestión de sentido común, y sobre todo, de respeto. La decisión corresponde únicamente a la madre, y es tan respetable decidirse por dar el pecho como el dar biberones, o recurrir a la lactancia mixta. O decantarse por la lactancia prolongada. Todo el mundo tiene derecho a tener una opinión, pero siempre manteniendo el respeto a los demás y sus decisiones. Y todo el mundo tiene derecho a ejercer su libertad sin tener que esconderse por los prejuicios sucios y trasnochados de otros.

Así que Mamá, no te escondas.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios

  1. ooo, que buena!!
    si me hubiese enterado antes.....
    ¿Habrá otra fiesta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes apuntarte a ésta, no hay problema de tiempo (hay veintitantos días de margen). Nos encantaría contar con tu opinión!! ;)

      Eliminar
  2. una buena iniciativa a la que decide unirme en cuanto nos contó Mama Ninja. Te cuento una anécdota: en la lactancia de mi primera hija, cuando ella tenia 9 meses y yo necesitaba darle el pecho. Entre que aquí en publico no esta muy bien visto y que hacia mucho viento, me senté en el coche. Puedes creer que un grupo de hombre (ya entrados en años) que estaban en corrillo comentando la jugada...se trasladaron a pasearse por delante del coche para ir echando una miradita???!!!! Yo no podía creerlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué de gente asquerosa hay por ahí. Lo que yo digo, el pecado y el vicio está en el ojo del que mira. >.<

      Eliminar

Publicar un comentario