No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Vacaciones en la Academia Jedi 2014

El fin de semana pasado arrancó oficiosamente la temporada playera en casa de los padawanes. Y digo oficiosamente porque ya habíamos hecho antes alguna escapadita. Lo justo para una primera toma de contacto con la playa, y hacer fotos y más fotos. Pero ahora empieza la temporada de verdad. Los peques llevan unos días allí, mientras a mí me toca ir y venir del trabajo hasta que empiecen mis vacaciones. Una paliza de carretera, pero al menos las mañanas puedo pasarlas con ellos y llevarlos a la playa.
El tiempo ha empezado un poco revuelto, pero ya van llegando los calores y el sol, y las ganas de darse un baño. Es una gozada. La pequeña Leia está hecha una sirena, y le encanta meterse en el agua, y pelearse con las olas. Te agarra de la mano, y te pide que la lleves más adentro, mientras se parte de risa cuando el agua le llega a la cara. No le tiene miedo a nada, y hay que tener cuidado con ella, porque en un descuido se nos va para lo hondo, o la corriente le da un revolcón. Y en la arena, siempre está con las manos llenas de conchas, coleccionando trofeos. O llevando cubos llenos de agua a donde juega su hermano.

El pequeño Luke parece más de secano, por ahora. Le está costando acercarse a la orilla, y prefiere quedarse jugando con la arena, las palas y haciendo castillos. El año pasado también le costó lanzarse al agua, pero luego lo disfrutó como el que más, y nosotros con él. Este año que ya es más consciente –y cabezota– habrá que echarle paciencia para que le coja confianza a las olas. Por el momento, donde lo pasa bomba es el patio de la casa donde veraneamos, con la Yeya, y con el primo Rafa. Se pasan las horas persiguiéndose, revolcándose por el suelo y el césped, y riendo a carcajadas. Cuando se levanta por las mañanas y ve a su primo, lo primero que hace es darle un abrazo. Y ya pueden correr a jugar.

«No lo intentes. Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes.»
―El Maestro Yoda a su joven padawan Luke Skywalker
Además este verano estamos en plena "Operación Pañal". Hemos empezado con la pequeña Leia, días antes de venir a la playa, y por el momento progresa adecuadamente en su dominio de las habilidades jedi, aunque aún tenemos que insistir y de vez en cuando sufrimos algún accidente. El pequeño Luke va a empezar ahora, a ver que tal maneja el Poder de la Fuerza. De midiclorianos va sobrado. En fin, ahora que parece que definitivamente llega el tiempo veraniego y los días de sol y calor, disfrutaremos de la playa, ya sea en la arena o entre las olas. Con o sin pañal.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Comentarios