No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Nativos digitales (II)

Desde hace ya algunos meses, Leia y Luke están familiarizados con la tecnología y los gadgets que rondan por casa. Yo me confieso un enganchado a todo lo que huela a nuevas tecnologías, smartphones, tables, y demás. Así que es normal que mis padawanes crezcan rodeados y acostumbrados a todo tipo de cacharros.
Pero incluso para estas cosas cada uno de los mellizos tiene una forma de actuar diferente a la del hermano, y hasta una curiosidad distinta. Con la pequeña Leia no se puede tener un teléfono cerca, o estar con ella y manejar el iPad, el ratón o el smartphone. Aunque lo pongamos fueran de su alcance, acaba haciéndose con él y encontrando la aplicación de ClanTV o la de Pocoyó, la música de 'Maldita Nerea' que Mamá tiene en su móvil, o los vídeos de canciones infantiles inglesas que tengo yo en el mío.

A los once meses ya manejaban los dedos como para tocar las pantallas y aprender que reaccionaban a su tacto. Ahora con 18 ya desbloquean la pantalla con soltura, buscan en los menús y los escritorios, y localizan el icono que quieren, y saben dónde está Peppa Pig 'escondida'. Sobretodo Leia. El pequeño Luke prefiere solo ver los dibujos y oír las canciones que le ponemos nosotros, o su hermana.

Está llegando el momento para las apps mas didácticas. Las que les enseñen colores, animales, números, las de pequeños puzzles y demás. O las que pueden usar como lienzos en blanco para pintar con los dedos. Aún no les atraen mucho esas cosas, están más por ver dibujitos y escuchar canciones, pero como con el lenguaje, en cuestión de poco tiempo, se arrancarán a investigar otros juegos y desafíos. Al menos, yo pondré algo de empeño en que así sea.

Aprendizaje natural. En no mucho tiempo será lo habitual que tendrán que manejar para estudiar, relacionarse y hasta trabajar. Y ahora este aprendizaje es perfecto para que lo asimilen con naturalidad y confianza, como algo natural y cotidiano. Para que en el futuro, sean capaces de hacer como si nada cosas que a nosotros nos parecerán ciencia ficción.

Ayuda por mi parte no les va a faltar.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Comentarios