No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Nueva URL: ajuste de cuentas

Resulta curioso que para una vez que decido hacer algo que llevaba tiempo rondándome la cabeza, llegan los efectos colaterales que nunca me hubiera imaginado.

Hoy, después de un tiempo pensando en ello, me decido a contratar el dominio para este blog. Nada complicado, ni instalaciones y mudanzas ni nada que me complique la mañana, que para eso ya estoy bastante entretenido con los enanos.

Tras los sencillos pasos por los que me guía Blogger, al fin ya tengo (tenéis) la nueva dirección del blog: www.laparejitadegolpe.com.

¿Y cuales sin los daños colaterales? Pues resulta que han sido eliminados todos los comentarios del blog que se realizaran tras enlazarlo con mi cuenta de Google+, que era con lo que se gestionaban.

Una lástima. Si una cosa tengo clara sobre la red es que la parte más importante de todo esto, aparte de los contenidos, es la participación de los usuarios, que a fin de cuentas es a quien va todo dirigido.

Nada más, os dejó, que me reclaman de nuevo las fieras. ¡Ya sabéis donde estamos, y a seguir comentando!

Comentarios