No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

#DéjameQueTeCuente: Día Escolar de la No Violencia y la Paz

Hoy me sumo a una nueva iniciativa que nace de la comunidad de Papás Blogueros, que lanzan un carnaval temático para tratar temas importantes que se celebran cada más: #DéjameQueTeCuente.

__________________________________________

Un 30 de enero murió Mahatma Gandhi. Pocas personalidades llegan al nivel de icono para el resto del mundo, y Bapu encarna la idea de la existencia y la convivencia pacífica como pocos. Por eso se conmemora en esta jornada el Día Escolar de la No Violencia y la Paz.

Iniciada en España por Llorenç Vidal, desde 1964 se celebra esta iniciativa no gubernamental, no oficial, independiente, libre y voluntaria de la comunidad educativa. Esta semana, los padawanes me han recordado en varias ocasiones que el martes (hoy día 30) era el día de la Paz en el cole. No sé si son conscientes de lo que significa esto. Luke ha alcanzado a explicarme que hoy era un día de no pelearse, poco más.

Una de las ideas que se propugna con esta iniciativa es la de la educación permanente en estos valores. Concordia, tolerancia, respeto... Entiendo que a niños y niñas de seis años estos conceptos aún les superarán. Pero precisamente por ello la necesidad de educar en un entorno de respeto y concordia, y hacerlo sobre todo de manera continuada. Tan necesario como hacerlo en el ámbito familiar. En la Academia-Jedi ponemos todo lo que podemos de nuestra parte, pero sinceramente, que mi hijo me comente que hoy –solo hoy– es el día de no pelearse, me causa cierta preocupación.

Aún así, como no podía ser de otra forma, aplaudo la iniciativa. Todo es poco para asentar la educación y los valores que se defienden y persiguen con jornadas como esta. En su escuela de infantil, hace ya dos años, sus seños pensaron en una actividad para realizar en casa y en el centro: que cada pequeño lleve a clase unas grullas de papiroflexia. Una antigua leyenda japonesa promete que cualquiera que haga mil grullas de papel (origami) recibirá un deseo de parte de una grulla. "Las mil grullas de origami" se convirtieron hace tiempo en símbolo de paz, debido a la historia de Sadako Sasaki –no dejéis de leerla–, una pequeña niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad producida por la radiación de la bomba atómica que asoló la ciudad de Hiroshima.

Hacer estas grullas junto a los peques –no sé cuántas pudimos hacer, ¡ya me salían de memoria!–, y contarles la historia y qué simbolizan, también es un granito de arena en la educación y concienciación de nuestros padawanes. Supongo que celebrar en el cole el Día de no Pelearse, también. Pero mucho más importante es educar y criar en un entorno empapado de estos valores, enseñar con el ejemplo propio, y hacerlo día a día, cada día.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Suscríbete por correo electrónico.

Comentarios

  1. Pues es una iniciativa chula, ya contaré mi versión ya

    ResponderEliminar
  2. Que cada día nos vean haciendo las cosas bien, así debería ser.
    Me encanta hacer grullas. Antes mandaba una en cada carta que escribía, tengo que ponerme a ello, que no llego a las 1000..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario