No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

#papañoño: Sueño de niños

Esta mañana mi hijo me ha arrancado una sonrisa. O mejor dicho, me la ha contagiado. Otra vez. Pero en esta ocasión ha sido por algo nuevo.

Últimamente –ya va para meses–, estamos en la fase de intentar que los padawanes aprendan a dormirse solos. Pero la realidad es que se acuestan más tarde y les cuesta quedarse dormidos. Siempre quieren seguir jugando, leyendo o entreteniéndose con cualquier cosa con la Maestra-Jedi o conmigo si estoy en casa. O les da por llamarnos a cada momento por agua, por otro último beso de buenas noches, por miedos, por que su hermana no le deja dormir...
Así que es normal que por la mañana les cuesta más de lo normal levantarse. Y sobre todo hacerlo de buen humor. Hoy sin embargo ha habido una novedad. Luke ha amanecido como tantas otras veces en nuestra cama, esa costumbre no la pierde. Y al despertarlo ha abierto los ojos y ha levantado la cabeza con una sonrisa enorme. Pero inmediatamente ha vuelto a echarse, apretando fuerte los ojos. Al minuto ha desistido.
JaviLuke, ¿tienes más sueño?

–¡No! ¡Que quiero dormirme otra vez! ¡Porque estaba soñando!
Y empieza a decirme que soñaba con unos pajarillos en un nido y su madre alimentándolos. No me ha podido contar mucho más, entre la excitación y la somnolencia del despertar, pero fue alucinante verlo cómo lo estaba describiendo todo con esa sonrisa desbordante.

Es la primera vez que me cuenta algo así, a sus cinco años. Me he quedado mirándolo y no se le borraba la felicidad de la cara. Hasta ahora no había pensado nunca en qué tipo de sueños pueden tener, ni si ellos serían conscientes de la "realidad" de los sueños desde tan pequeños. Mucho menos que llegara a contármelo así, como una experiencia genial, sonriendo feliz.

Nos hemos levantado juntos, con ese buen humor, y nos hemos ido a desayunar sonriendo los dos. Es una tontada de papáñoño, pero aún me dura la sonrisa. Reivindico mi derecho a ponerme ñoño, y quería contarlo.

¿Vosotros qué momentos especiales de papáñoño o mamáñoña como este habéis vivido?

[Este mini post está recuperado de este hilo que publiqué en mi cuenta de Twitter. El caso es que no todos las redes tienen el mismo público ni alcance, y me pareció interesante rescatarlo también para el blog.]

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook

Suscríbete por correo electrónico.

Comentarios

  1. Sin duda un momento de los que le dan más magia a la maternidad/paternidad!!! Mi peque tiene 3años y medio y por ahora hay dias que se despierta contándome cosas que para ella tienen sentido (porque acaban de pasar en sus sueños) y de las que yo no consigo entender nada... feliz dia!

    ResponderEliminar
  2. Ya te dije que me encantó en twitter, pero ya cuando lo he visto n forma de post, lo he tenido que incluir entre mis favoritos http://www.casiprimerizos.com/2017/10/mis-posts-favoritos-del-9-al-15-de.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario