Viernes dando la nota #203: Dylan

Cortito y al pie. Esta semana Bob Dylan cumple 76 años. En alguna ocasión he comentado que no es de mis artistas favoritos, y tengo que confesar que me he detenido nunca a leer o interpretar sus letras, ni a empaparme de sus discos. Nunca me llamó la atención, nunca me gustó especialmente Dylan. Claro que hasta él mismo dice cosas como "Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo". No sé si será la voz, o el estilo, no sé si será la época... "Yo no tengo una voz bonita. Yo no sé cantar bonito, y además no quiero". Al menos la actitud la tiene. Creo que de las canciones que le conozco –reconozco que no son muchas– me quedo con la historia tremenda de Hurricane Carter.

Seguramente muchos conoceréis y os gustarán temazos como el Blowin' in the wind, Forever young, Don't think twice it's all right, Mr. Tambourine Man, y tantas otras. Son himnos, canciones históricos, obras maestras. Pero no sé porqué,…

Verano azul, y rosa

Hoy ha empezado el nuevo curso. Los padawanes ya son los mayores de su colegio de Infantil. Pero éste no va a ser un post de vuelta al cole, no. Es solo el primer día y ya cansa. Hoy es el primer día de clases y de reencontrarse con amigos y con las seños. Lo que significa que ayer terminaron las vacaciones. Se acaba el verano, y los peques ya están preguntando por el próximo. Ya preguntan por Navidad, por su cumpleaños, y por todos los veranos que vendrán. Porque ya saben lo que es el verano.

Se acaba el verano de arena, de orilla, de pelearse con las olas hasta que aprendes a reír con ellas. De volver de la playa y cruzar el paseo todos de la mano, y de quitarse la sal con la manguera en el patio.
El verano de pintarnos, todos, las uñas de azul, de rosa, de todos los colores. Y de pintar conchas, y cuadernos, y caras. El verano que acumulamos casi más lápices, témperas, pinceles, ceras y rotuladores que bloques de Lego. El verano de descubrir que los chicos también pueden llevar camisetas de color rosa, como papi.

Se acaba el verano de ir al frigo a por un helado sin pedir permiso. De escupir las pipas de la sandía en el plato. De ir a la cocina a por la pajita o la cuchara que quieren ese día. Y de pedir por las noches "agua fresquita fresquita".
El verano de decir adiós a los manguitos. De saltar de cabeza, y de bomba, a lo loco. Y desde los hombros de papi. Y de bucear para rescatar a Marshall, Skye y Zuma del fondo de la piscina. De tocar de puntillas el fondo y oír a Luke chillar: "¡Mira, papi, ya no me cubre!"

El verano de llorar cada vez que se va el primo Rafa. Y de preguntar veinte veces al día cuándo va a venir el Tito Kiko. Se acaba el verano que Leia aprendió a llamar ella sola por el teléfono para charlar y mandar besos a quien echa de menos.
El verano de salas de cine, de DVDs y de USBs, el verano hasta de cine de verano. El verano de Kevin, Stuart y Bob y de las risas de los minions, de banana y papaya. El de Anna y Elsa, de las mascotas, sobre todo de Alegría, Tristeza y de Inside Out. Casi tanto como de los Minions.

Se acaba el verano de aprender a bucear, y qué es eso del kárate y cómo mola, de ir a una escuela que no parece una escuela. Pero claro, es que era la escuela de verano. De lanzarse a comprar ellos solos los gusanitos, o de pedirle agua a la chica del bar.

Yo recuerdo muchas veces cómo eran mis veranos, de niño. Sobre todo ahora que vuelvo a verlo todo a través de sus ojos y sus risas. Nada que ver con los de adulto, o de adolescente. Descanso, lecturas, aviones, diccionarios castellano-extranjero, reservas, visitas, cervecitas y charlas, siestas.

Su verano aún es otra cosa. Pero ya saben lo que es el verano. El de verdad, el azul y el rosa.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios

  1. Me ha encantado vuestro verano, y sobre todo, tu forma de contarlo. Verlo a través de sus ojos lo hace mucho más especial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A veces nos olvidamos de que están fabricando recuerdos, y hay que disfrutarlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que hay que disfrutarlos. Y aprender y reaprender todas estas cosas con ellos ;)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Si, genial. Cada verano es mejor, el año que viene promete!! ;)

      Eliminar
  4. Enamorada de tu forma de describir y de escribir. Bonito verano. Cosas positivas.

    ResponderEliminar
  5. Ains, qué penica. Otra vez a la mortal rutina...Lo que cuesta tirar todas las mañanas al cole y llegar a tiempo a la parada del bus...y la comida y las actividades extraescolares y la madre que los parió. Ánimo. ¡Qué la fuerza nos acompañe!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario