Viernes dando la nota #203: Dylan

Cortito y al pie. Esta semana Bob Dylan cumple 76 años. En alguna ocasión he comentado que no es de mis artistas favoritos, y tengo que confesar que me he detenido nunca a leer o interpretar sus letras, ni a empaparme de sus discos. Nunca me llamó la atención, nunca me gustó especialmente Dylan. Claro que hasta él mismo dice cosas como "Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo". No sé si será la voz, o el estilo, no sé si será la época... "Yo no tengo una voz bonita. Yo no sé cantar bonito, y además no quiero". Al menos la actitud la tiene. Creo que de las canciones que le conozco –reconozco que no son muchas– me quedo con la historia tremenda de Hurricane Carter.

Seguramente muchos conoceréis y os gustarán temazos como el Blowin' in the wind, Forever young, Don't think twice it's all right, Mr. Tambourine Man, y tantas otras. Son himnos, canciones históricos, obras maestras. Pero no sé porqué,…

#ElTemaDeLaSemana: El mar desconocido

#ETDLS5: Tengo miedo a...

A no tener el mapa adecuado para estas aguas.

A no encontrar escalas ni puertos. El salvavidas lo tengo a mi lado, pero el miedo también.

A no distinguir las estrellas, y navegar desorientado.

A olvidarme de las cosas importantes.

A quedarme dormido mientras esperan que les preste atención.

A confundir lo que están pidiendo a gritos con mis necesidades o mi comodidad.

A dejar de tener ganas de cosquillas, de hacerlas, o de sufrirlas.

A que llegue un día en el que no les entienda.

A ser un lastre en lugar de un ancla.

A que sea incapaz de amoldarme, adaptarme a las mareas. A no saber aprovecharlas.
A no estar preparado cuando me necesiten de verdad.

A no saber transmitirles confianza, la que tanto me falta a mi tantas veces.

A convertir cada lección en una lucha, un tira y afloja. A no saber coger bien las olas. A no saber recoger a tiempo las velas.

A no darles espacio, a dejarles que tengan sus propios miedos y aprendan de ellos, aprendamos todos. Cada uno con un buen mapa.

A que ellos tengan miedo, y que sea porque yo no esté ahí.

A que se sientan solos, y sea por mi culpa.

A no saber. Ni tener el número del que sepa.

A que no quieran compartir el helado conmigo.

A dejar de tener miedos, de esos que te obligan a ser valiente, a intentar llegar a ser un Maestro-Jedi, a ser buen padre.


Tengo miedo a un montón de cosas.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Consigue los códigos para InLinkz.

Comentarios

  1. Tantos miedos nos abordan con la PMaternidad...pero como dices esos miedos nos ayudan a darnos cuenta de lo mucho que sentimos! Feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso. Los miedos o nos bloquean, o nos empujan. La cosa es afrontarlos, el que pueda ;)

      Eliminar
  2. Como padre de múltiples tienes un máster en crianza. 2 de golpe! Una vez me paró una pareja con dos hijos, parejita pero con años de diferencia y me dijeron que para ellos los que tienen múltiples somos como sus súper héroes, que no saben como lo hacemos - uno de los pocos halagos que he recibido en mucho tiempo, por no decir el único - seguramente tienes miedo, pero también tienes respuesta y solución de muchas más cosas de las que piensas!!! Te lo aseguro :D Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La eterna duda sobre si es más difícil dos de golpe o uno detrás de otro. Yo no sabría responderla. Sé que tenemos respuestas y capacidad para afrontar la m/paternidad, de 2 o de lo que sea. Pero los miedos están siempre ahí. Y menos mal, porque muchas veces son los miedos los que n os mueven para seguir navegando ;)

      Eliminar
  3. muchos miedos compartido... el de que se sienta solo y sea por mi culpa...el que no sepa que puede confiar en mi ,tb por mi culpa... difícil esto de la maternidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto! Supongo que son miedos muy comunes, y muy naturales. Por eso he querido explicarlos así de esta forma, y que resulte más original, no sé si poética, o si lo he conseguido ;)

      Eliminar
  4. Lo importante no es el miedo, si no intentar que sus tentáculos no nos hundan en el profundo mar. Para ello tienes lo necesario, un barco-familia con una cocapitana que te ayuda a llevar el timón, para que las grandes olas solo salpiquen a la tripulación.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh! Estupendo comentario. Me encanta! Y tientes tanta razón!! ;)

      Eliminar

Publicar un comentario