Viernes dando la nota #203: Dylan

Cortito y al pie. Esta semana Bob Dylan cumple 76 años. En alguna ocasión he comentado que no es de mis artistas favoritos, y tengo que confesar que me he detenido nunca a leer o interpretar sus letras, ni a empaparme de sus discos. Nunca me llamó la atención, nunca me gustó especialmente Dylan. Claro que hasta él mismo dice cosas como "Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo". No sé si será la voz, o el estilo, no sé si será la época... "Yo no tengo una voz bonita. Yo no sé cantar bonito, y además no quiero". Al menos la actitud la tiene. Creo que de las canciones que le conozco –reconozco que no son muchas– me quedo con la historia tremenda de Hurricane Carter.

Seguramente muchos conoceréis y os gustarán temazos como el Blowin' in the wind, Forever young, Don't think twice it's all right, Mr. Tambourine Man, y tantas otras. Son himnos, canciones históricos, obras maestras. Pero no sé porqué,…

Viernes dando la nota #136: Un diamante para siempre

Lucy in the Sky with Diamonds
No, no voy a hablar de amor, sino de diamantes. ¿Realmente son para siempre? Bueno, si la piedra –un diamante lo es– tiene 4.000 kilómetros de diámetro es para toda la vida, eso sí. Para ésta y para unas cuantas generaciones más. Los diamantes son fascinantes. Y hay personas a las que la fascinación les lleva a gastar cantidades indecentes en ellos. A esto ayuda la siempre certera publicidad y sus frases gloriosas, como ésta que os cito, la de que un diamante es para siempre. Al creador de este slogan deberían exponerlo en el panteón de publicistas ilustres; pocas frases han calado tanto en el imaginario colectivo. Ese slogan es para siempre. Pero más allá de frases publicitarias, Benjamin Franklin decía que los diamantes eran extremadamente duros, "tanto como el acero o el intentar conocerse a uno mismo". Es mítico eso de que es el material más duro de la Tierra. Al menos yo recuerdo haberlo estudiado así en mis tiempos de la E.G.B. Simples átomos de carbono puro, forjado en condiciones de calor y presión extremos, bajo el manto de la tierra.


Lo de la dureza extrema del diamante hoy en día la ciencia se ha encargado de relativizarlo. En agosto de 2005 científicos alemanes lograron crear un material llamado Agregado de Nanofilamentos Diamantinos –ADNR para los amigos– y que supera en dureza al vulgar diamante normal y corriente de simple carbono. Son ganas de matar el romanticismo, y hacerle trampas a la Madre Naturaleza. Los diamantes de verdad se forman a muchos kilómetros bajo tierra, casi siempre en el interior de roca volcánica, la kimberlita. De hecho, lo raro es encontrarlos sueltos, sin la kimberlita que los reviste. El nombre de este recubrimiento rocoso procede del pueblo de Kimberley, en Sudáfrica. Fue el primer lugar donde se extrajeron diamantes, en la década de 1870. También de allí se producen y extraen algunos de los diamantes más grandes del mundo.


Pero el mayor diamante conocido, curiosamente, no está en nuestro planeta, sino en el interior de la estrella enana blanca –llamada BPM 37093, por si os interesa el dato– a ocho años luz de distancia. Mide 4.000 kilómetros de diámetro, y pesa 1.000 billones de trillones de trillones de quilates. Eso sí es para toda la vida. Casi hasta para siempre. Ahora la estrella del diamante se llama oficialmente Lucy, en homenaje a uno de los más conocidos temas de The Beatles, el mítico y ligérgico Lucy in the Sky with Diamonds.


En realidad el diamante que nombro en el título de este post es esta canción. Es de las que sí son para siempre. Incluso aunque los Flaming Lips se atrevan a versionarla acompañados de Miley Cyrus. A fin de cuentas, un diamante solo es fruto de tres factores: carbono, presión y tiempo. La semana que viene, más. Sed libres.

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook


Get the InLinkz code

Os dejo aquí directamente los códigos, tanto para Blogger como Wordpress. Si alguien necesita otro distinto, que no dude en pedírmelo.

BLOGGER, o WORDPRESS auto-hospedado (no wordpress.com):
Hospedado en WORDPRESS.COM:
Gracias a todos por participar. ¡Y a dar la nota!

Comentarios

  1. Muy grande JM, me ha gustado la entrada, un tanto ecléctica pero genial! escuchar buena música a la vez que aprendemos cosas de los diamantes... not bad, not bad!! : ) feliz viernes!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suelen serlo a veces, mis #vdln. Lo de ecláctica, digo ;)
      Buen finde! ;)

      Eliminar
  2. OOOh, me ha encantado el post!! qué de datos curiosos! (de los que no tenía ni idea, obviamente, jaja) A mi esas piedritas brillantes no me llaman nada la verdad. Me parece curiosa la composición de ciertos componentes de la naturaleza y hasta ahí llega mi entusiasmo.

    Me quedo con The Beatles por supuesto!! No conocía esa versión de John Lennon y Elton John, dos johns que te pasas!!
    Feliz Finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje me pareció curioso todo lo de la estrella y el diamante gigante, y de ahí construyendo, salió esto. Me alegro de que te guste ;)

      Eliminar
  3. Mi canción favorita de los Beatles. Esta y los campos de fresas. ¡Feliz #VDLN!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, una de las mías también ;) Y Strawberry Fields también, si no la que más, junto al Hey Jude. Me gusta hasta cantada por la Cyrus. Aunque claro, soy fan de los Flaming Lips! ;)

      Eliminar
  4. Creo que la única versión que no había escuchado es la de Miley... ¡madre mía!
    Yo me quedo por supuesto con los Beatles!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, los Beatles son dioses. Pero la de Miley Cyrus también me gusta. Soy muy fan de los Flaming Lips ;)

      Eliminar
  5. Me apunto a los viernes dando la nota. Qué cantidad de datos curiosos sobre los diamantes. Me gustan estos posts tan instructivos. Y oye, la versión de Flaming Lips y la Cyrus no me parece ni tan mal. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué me alegro que más gente se anime!! ^_^
      La versión de Flaming Lips es la caña. Aunque la canten con la Cyrus. Soy muy FAN!!! ;)

      Eliminar
  6. Ya es el segundo viernes dando la nota que estoy aquí!!! Que ilusión!!! Ahora solo me queda hacer que mi marido venga a comentaros, pero ya es un paso que quiera participar y ya haya puesto dos post!!

    Me quedo con The Beatles, que bonita, feliz Viernes dando la nota!!!

    ResponderEliminar
  7. Gran tema y curioso texto si señor, en definitiva un diamante no es más que carbono, quién diría que la punta del lápiz con el que escribíamos en EGB podía haber sido un diamante si la naturaleza hubiese sido menos (o más) caprichosa???

    Respecto a la canción (prefiero otras de los Fab 4) la han hecho muchos grandes, desde Black Crowes hasta Cheap Trick pasando por los que pones.

    Acertado texto y acertadísima canción, los papis y mamis rockeros molan ;-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza es sabia. El grafito también es necesario, y si los diamantes fueran tan normales o habituales, no los consideraríamos 'preciosos' ;)

      Eliminar
  8. Yo soy mas de piedras mundanas, un cuarzo de colores, un mineral cualquiera... Un diamante no me dice nada!! Lo que si me dice es la musica!! Buena recopilacion, aunque no pense jamas que optarias por Cyrus!! Jejje buena semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves. El caso es que la Cyrus no desentona con esta canción, me gusta. Y soy muy fan de los Flaming Lips ;)

      Eliminar
  9. Me ha encantado la temática, super original. Aunque Cyrus no es de mi devoción he de decir que me ha gustado el tema. Buena semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a mi también me sorprende. Soy muy fan de los Flaming Lips, y la verdad que esta versión con la Cyrus me encanta. No desentona nada ;)

      Eliminar

Publicar un comentario