martes, 26 de enero de 2016

Paciencia

Llevo cuatro años aprendiendo, improvisando la mayor parte del tiempo. Uno lee y lee, investiga algo, recurre al imaginario colectivo o a los recuerdos de la infancia, encuentra guías –a cualquier cosa llaman guía en estos tiempos–, pregunta e intercambia información y experiencias... Al final siempre vuelvo a recurrir a mi propio manual improvisado, La Guía LPDG™ Definitiva. Y es que no hay nada como seguir tus propias inseguridades, y equivocarse por uno mismo.

El método de ensayo y error no es el mejor, pero es una buena forma de seguir aprendiendo. La pega implícita es que cuanto más yerras, más aprendes, por lo que es indispensable armarse con toneladas de paciencia. Paciencia para no convertir la hora del desayuno en una yincana histérica y no llegar tarde al cole. Paciencia para dejar que acaben el juego que tienen a medias. Paciencia para no acabar de ponerles yo los pantalones del pijama, que ellos ya se los ponen muy bien. Paciencia para dejar que acabe el siguiente capítulo de Bob Esponja, y entender que para ellos lo demás puede esperar. Paciencia para esperar a que se enfríe el agua de la bañera, o incluso más, que mientras hay agua hay diversión.
Pero también paciencia para que la hora de comer sea una fiesta y no acabe en un mellizogeddon. Paciencia para dar todos los abrazos y besos que piden en vez de meter prisas. Paciencia para sonreír cuando intentan escribir su nombre y hacen la N al revés o la E parece más un peine que una letra. Paciencia para levantar el sofá las veces que haga falta y encontrar las piezas de los Legos de papi. Paciencia para esperar a que se calmen y duerman del todo antes de llevarlos de vuelta a sus camas. Paciencia para leer por enésima vez el mismo cuento, y hacer las voces y sonidos del lobo soplando la casita de paja que tanto les gusta. Paciencia para cantarles en susurros su nana cogiéndoles de la mano hasta que se duerman, por muy tarde que sea y por mucho rato que lleve.

Es lo único que pido, que tengan un poco más de paciencia conmigo. Sigo aprendiendo.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

18 comentarios:

  1. Suscribo tooooodo lo que expones en el artículo. Dicen que la paciencia es la madre de todas las ciencias. La paciencia es la madre... y el padre xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y paciencia es lo que me tienen que tener a mí, hasta que aprenda! :P

      Eliminar
  2. Yo sigo pidiendo paciencia cada día que me levanto porque con 2 años me (nos) supera en muchas situaciones y lo intento y sigo aprendiendo también. Ánimos y para adelante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toneladas de paciencia nos hacen falta a todos. También a los niños ;)

      Eliminar
  3. Mi mujer siempre ha admirado mi paciencia y hasta me han llamado el hombre paciente o el tío tranquilo. A veces yo también admiro mi paciencia :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es asombroso la paciencia que podemos llegar a tener a veces. Lo que yo pido también es que los niños tengan paciencia conmigo ;)

      Eliminar
  4. Yo tengo que aprender a ser más paciente... Poquito a poco :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esto es un aprendizaje constante. Paciencia para nosotros, y para ellos ;)

      Eliminar
  5. Santa paciencia!! Qué sería de nosotrxs sin ella!?? Cuando la he descubierto, me he dado una gran oportunidad a ser feliz en muchos más momentos de mi vida... es todo un lujo hoy en día, eso de la paciencia, no?
    Gracias por el aporte! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto. Un lujazo. Y yo lo único que pido es que me tengan también paciencia conmigo, que aún sigo aprendiendo ;)

      Eliminar
  6. Mis mellizos(también niño y niña) tienen 2 años, cada vez que te leo, veo el futuro y me encanta.
    Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh! Qué me alegra!! La de aventuras que te esperan!!! ;)
      Muchas gracias por seguirme! ;)

      Eliminar
  7. Paciencia es la madre de todas las ciencias, que me lo digan a mí, que es mi talón de Aquiles... Nos queda mucho por aprender, pero... paciencia!!! jajajajaj

    www.elperiodicodetudia.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paciencia para nosotros, y paciencia la de ellos con nosotros!! xD

      Eliminar
  8. Paciencia...pa ciencia esto de criar a múltiples y no morir en el intento (yo sumo dos más, asi que 4)Mejor nos tomamos las cosas con humor, que una sonrisa cambia mucho las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay madre!!! >.< No me quiero ni imaginar. Eso sí que debe ser una fiesta continua, un completo MELLIZOGGEDON!!! Toneladas de humor!!

      Eliminar
  9. Me encanta el enfoque que le das. Cierto. Los niños también han de tener paciencia con nosotros, sus padres y madres, porque a veces somos de traca. ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Sí, los niños son niños, tengan 3, 4, 6, o 10 años, da igual. No podemos pretender que piensen igual ni tengan las mismas ideas y preferencias que nosotros. Y nosotros también tenemos que aprender a pensar por ellos y ponernos en su lugar ;)
      Saludos

      Eliminar