No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Noche de Niños

Cada año empiezo el post de estas fechas con estas misma palabras: Llegan los Reyes Magos. El momento más emocionante, más mágico. Si cada día del año tuviera que describirlo con un sentimiento, para el día de hoy usaría la palabra ilusión. Esa que muchos llevamos en la mochila desde que éramos niños, los recuerdos favoritos que guardamos de cuando éramos pequeños. Luego, con el paso y el peso de los años, empezamos a vivirlo de una forma distinta. Sigue siendo entrañable, pero todo vuelve, cuando empiezas a vivirlo con las miradas de tu hijo, con las sonrisas de tu hija.

La cabalgata ya no es ese coñazo de otros años, ya no es esa masa de gente que agobia. Los tambores y las palmas son más alegres. Los caramelos siguen siendo caramelos. Y las chocolatinas. El rey negro vuelve a ser tu favorito, y el que tira más caramelos, más chocolatinas. El "olé olé y holanda y olé" vuelve a tener su gracia, su noséqué. Nunca tuve un árbol en las navidades en casa de mis padres. Y ahora ya no podría pasar sin él una sola navidad en casa de mis hijos.

Un vaso de agua tras otro. "No tengo sueño". Otro paseo al cuarto de los peques. Y otro más. "JaviLuke, tienes que dormir...". Otro paseo más. Hasta que por fin compruebas que realmente se han dormido. Este año mis padawanes han empezado a vivir la sensación plenamente. Aún conseguimos esquivar esa barbaridad del "Pórtate bien o los Reyes te van a traer carbón!" –y espero que nunca en la vida los chantajee nadie de esa forma, como me pasaba a mí–, pero claro, con toda esta última semana con la visita de sus majestades en mente, es complicado dormir. Como me pasaba a mí.

Como cada año, sigo con la misma canción: no hay intención ninguna de que crezcan creyendo en el cuento de los Reyes de Oriente. Pero no puedo frustrar la ilusión de nadie, empezando por la de mis propios hijos. Así que asumo la tradición, la herencia cultural. Para disfrutar de los cuentos de hadas –la comparación es intencionada– o de La Guerra de las Galaxias no hace falta creer en Campanilla, o en el Maestro Yoda. Pero yo no puedo permitirme robar la magia de los Reyes Magos a mis hijos. Ni a los demás. A nadie.

Los paquetes del altillo del armario, y de los cajones. Y los del otro armario. Escondido en el maletero del coche chico, el regalo para la Maestra-Jedi. Y en su coche el mío –como si no hubiera tenido ya bastante–. "Shhhh... No hagas ruido". Un detallito para el Tito Kiko, otro para la Yeya Ceci, los regalos para los primos, los titos... "¡Falta un paquete!". "¿Has mirado bien?". Creo que este año se nos ha ido la mano. Otra vez. Bueno, y qué más da. Este año, entre el tímpano y el lumbago, no estoy como para inflar globos, así que con las chocolatinas en los calcetines de la chimenea, todo listo. La casa se queda casi a oscuras. A estas alturas, ya es imposible arrancarme la sonrisa de la boca. Me zumban los oídos. Es Noche de Niños. Va a ser complicado dormir. Como me pasaba de niño.
Así que, después de casi un mes, me pongo a escribir. Este post.

Son sus cuartas navidades. Y como si fueran también las mías. No sé cuántas más como estas nos quedan por vivir, así, intensas, inocentes, embrujados y envueltos de magia, sonrisas y papel de regalo. Una cosa sí tengo clara: ya sé lo que quiero para Reyes, cada año. Y es que intentaré mantener la ilusión de la Noche de Reyes de mis pequeños padawanes todo el tiempo que me sea posible. Aunque para ello tenga que disfrazarme de Armadillo Navideño. Va ser complicado dormir. ¡Feliz Noche de Niños!

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios

  1. Jejejeje eso que cuentas, cuantos padres estamos haciendo eso mismo esta noche. Me suscribo a tus palabras de "intentaré mantener la ilusión de la Noche de Reyes" a mi pequeño Darth Saul (jajajaja). Que sean muchas noches como esta, con ese pellizco y esa ilusión! Feliz Noche de Reyes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pensaba de pequeño, y he vuelto a pensar de padre: son la noche y el día más bonito del año ;)

      Eliminar
  2. Otra mamá desvelada. Muy bonitas palabras, que ilusión nos hacen tener estos peques. Su ternura y su inocencia nos hacen sonreir a pesar de las horas de cansancio. Hoy mi hijo de 4 años ha dejado a Melchor un vaso de leche, a Gaspar galletas y a Baltasar una zanahoria je je al preguntarle que porqué a Baltasar zanoria me ha dicho que porque Baltasar en la cabalgata tenía gafas (en Sevilla) y que eso sería porque come poca zanahoria y necesita comer más para ver mejor je je je. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Son geniales!! xD
      Nosotros también vimos la cabalgata de Sevilla, y no caí en el detalle de las gafas!!

      Eliminar
  3. Yo estoy con los ojos como platos y mis rubios han tardado en dormirse siglos!!! Buen post!!
    voy a ver si me duermo que mañana es largo el día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje así estábamos todos!! Seguro que fue un día genial! ;)

      Eliminar
  4. Estoy contigo, es una noche mágica. Y yo también me disfrazaría de Armadillo Navideño si hiciera falta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De armadillo y de lo que haga falta! Es la noche más mágica! ;)

      Eliminar
  5. La magia está en todas partes y más cuando la creamos y cuando la sabemos apreciar (mirar).
    Bonito post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! ^_^ Siempre he dicho que son la noche y el día más mágicos y más bonitos del años ;)

      Eliminar
  6. ¡Qué post más bonito JM! Esa misma magia es la que sentimos en casa y no quiero que se vaya nunca. Sí es un cuento, pero a mi vivir este cuento me encanta.
    Gracias por compartir este post con nosotros 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! No sé lo que durará la magia, pero mientras pueda, mantendremos el cuento ;)

      Eliminar

Publicar un comentario