jueves, 29 de octubre de 2015

Papitis e hijitis

Iba a empezar diciendo eso de que hay días y días, que hay días buenos, y los hay menos buenos. Pero pensándolo dos veces, no creo que sea necesario a estas alturas.

Hay días que despertar a Luke haciéndole cosquillas se convierte en una primera taza de café con midiclorianos, y me dura la batería para todo el día. Otras veces tengo que decirle tantas veces "¡Venga, vamos!" para que salga de la cama, desayune, se vista y salgamos a tiempo para el cole, que no me siento ni su padre. Me siento más como el Maestro Yoda en Dagobah que como su padre.
Y eso que el pequeño padawan está todo el día con el "papi" en la boca. Todo el día y toda la noche. Luke está desarrollando una papitis importante, y no sé si definirlo como un "poder" de la Fuerza, o no. Más bien una inyección de Fuerza, pero para mí. Cruzar la calle de la mano de papi. Llevar una camiseta de Star Wars, como las de papi. "Iguales, papi". "Que papi me lea el cuento", "que papi pinte conmigo", "quiero con papi""que papi me ayude a recoger"... Cualquier excusa es buena. Las horas que dura la papitis de Luke o de Leia –o de los dos–, son las que alimentan la memoria de padre, esa que te borra –o te emborrona– los malos ratos. No concibes una píldora de la felicidad más efectiva. Tu ego se carcajea por dentro.

Lo que me lleva al Lado Oscuro. Me tienen dominado, abducido, embobado. Caigo en una especie de síndrome de Estocolmo. Seguro que tiene algún otro nombre técnico de psicólogos, no tengo ni idea. Yo lo atribuyo a algo así como un temprano poder de sugestión o control mental Jedi –o Sith, aún no lo sé–. Esas sonrisas, esos cariños, esas voces, esos "te quiero mucho, papi"... No me puedo resistir. No me quiero resistir.

Esto nos lleva a veces a situaciones problemáticas. No puedo ceder siempre a sus caprichos, me cuesta negarme a algunas cosas, pero también forma parte de su adiestramiento –no me gusta esta palabra, pero no encuentro otra mejor– que aprendan que no siempre es posible contentarlos, que hay veces que se gana, y otras que se pierde. Y otras que sólo tienen que tener paciencia –de los poderes jedi más complicados de dominar– y sepan esperar. Tienen que aprender a gestionar la frustración y la negación. Y yo también necesito aprender a gestionar mi propia frustración, la de no poder dejarme arrastrar por su papitis al Lado Oscuro. Un equilibrio complicado.

Soy débil. Es difícil resistirse al poder de la Fuerza, pero no lo puedo evitar, yo sigo queriendo papitis cada día. ¿Tan raro es?

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

16 comentarios:

  1. "[...]que no siempre es posible contentarlos, que hay veces que se gana, y otras que se pierde."

    Esto me ha recordado a cuando le puse por primera vez el Episodio 1 (hace poco) a uno de mis sobrinos de 5 años: Batalla final, chan-chan-chararan! chan-chan-chararan! compuertas rojas que se abren y cierran, mi sobrino de pie en el sofá todo emocionado, ve a 2 jedis con espadas y al malote Maul en solitario, y piensa: "je, le van a dar una curra al malo :3 ....".
    ....
    Y la cara que se le quedó cuando acaba la primera parte del combate... XD No tuvo precio. Tuve que parar la peli, me miró, y me dijo: "pero... pero... si ese es el Maestro!! O_O

    Me ha hecho recordar ese momento, en el que quizá, por primera vez y junto a su tío (^_^) aprendió que "los buenos no ganan siempre."

    Quería compartir la anécdota, al igual que tu has compartido tu post. Como papá de otra pequeña "Leia" de 2 años me has alegrado el día viendo que no soy el único loco "disfrutón" de esos momentos de los peques ^^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno! Yo aún estoy iniciándolos. Y aún me cuesta explicarles de Rayo McQueen a veces gana, y a veces no. Ahora es cuando estamos empezando a ver el Episodio IV (seguiré el orden 'Machete' para verlas con ellos), y la vemos a ratos, no siguen la trama, pero conocen ya a los personajes, y cada vez que aparece Darth Vader en pantalla es una fiesta! ;)
      Celebro haberte alegrado. Somo muchos los papás frikis, cada vez más! ;)
      Saludos

      Eliminar
  2. Ay amigo, esa papitis o mamitis nos suben el ego a todos 😜 Pero a veces es tan complicado...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces lo que es complicado es la cara de la mami cuando se ponen con la papitis! xD

      Eliminar
  3. Qué gran entrada! Mi peque tiene sólo 17 meses, y ya cuando dice papá "se me caen los huevos al suelo"!
    No puedo imaginarme de otra manera en el futuro, si no es cediendo a su papitis!
    Pero como bien dices, hay que ser fuerte y luchar contra ese Lado Oscuro, ya que no todo puede ser, y hay cosas que debe aprender.
    Enhorabuena por la entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Si, son momentos increíbles! Cuando te llaman 'papá', cuando te dan los primeros besos conscientes, cuando te abrazan... y cuando te dicen '"te quiero mucho, papí". Prepárate a temblar!!! ;)
      Me alegro de que te haya gustado ;)

      Eliminar
  4. Hola. es un tema complicado pero es que adoramos a nuestros peques y se nos cae la baba con ellos y sus ocurrencias. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es hacer equilibrio en un alambre cubierto de babas, de nuestras propias babas ;)
      Saludos

      Eliminar
  5. Jejeje. Tengo ganas de oír a la Habichuela reclamar a su papi.... tiene que ser un momento muy especial ^_^. Sin embargo, nos queda todavía muuuuucho para llegar a ese punto. Aprovéchalo!!!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hago, lo hago ;)
      Al papi prepáralo, que no se escaquee. Que lo va a flipar con la Habichuela, con los primeros "papi", las primeras sonrisas que le dedique, los primeros besitos y abrazos, y los primeros "te quiero, papi". Y tú también. Os va a temblar todo!! ;)
      Saludos

      Eliminar
  6. Maravillosos momentos! Yo adoro que tengan mamitis jiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es maravilloso. No imagino sensación más feliz que la de que tus peques te demuestren amor ;)

      Eliminar
  7. Me siento muy identificado con el post. Tanto por la temática Jedi como por los sentimientos que describes. Sólo puedo decirte que que disfrutes al máximo de esos raptos de papitos aguda. Aunque con sentido común, claro, porque como dices, no siempre podemos darle lo que quieren cuando lo quieren (y este es un aprendizaje vital).
    ¡Que la fuerza te acompañe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho! Los jedis empezamos a ser legión!! ;)

      Eliminar