Viernes dando la nota #203: Dylan

Cortito y al pie. Esta semana Bob Dylan cumple 76 años. En alguna ocasión he comentado que no es de mis artistas favoritos, y tengo que confesar que me he detenido nunca a leer o interpretar sus letras, ni a empaparme de sus discos. Nunca me llamó la atención, nunca me gustó especialmente Dylan. Claro que hasta él mismo dice cosas como "Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo". No sé si será la voz, o el estilo, no sé si será la época... "Yo no tengo una voz bonita. Yo no sé cantar bonito, y además no quiero". Al menos la actitud la tiene. Creo que de las canciones que le conozco –reconozco que no son muchas– me quedo con la historia tremenda de Hurricane Carter.

Seguramente muchos conoceréis y os gustarán temazos como el Blowin' in the wind, Forever young, Don't think twice it's all right, Mr. Tambourine Man, y tantas otras. Son himnos, canciones históricos, obras maestras. Pero no sé porqué,…

Papá al aparato #3:
Los #papásblogueros contestamos

Continuamos con este experimento en el que un grupo de papás blogueros –y no blogueros– nos hemos puesto a disposición de quien quiera preguntarnos cualquier cosa que se le ocurra, para contar cómo somos y cuál es nuestro punto de vista como ‪‎padres presentes‬ y blogueros. Ésta es mi tercera tanda de respuestas para el ‪#‎PapaAlAparato‬, a las preguntas, dudas y maldades que hemos estado recibiendo por twitter o por correo. Recordad: no se garantiza la coherencia en las respuestas, somos padres, no abuelas... ¡Aquí van las mías!

A la cuenta de twitter de @papasblogueros llegaron, entre otras, estas consultas:
Pues imagino que lo mismo que en el caso de las mamás, la mejora tanto como cualquier otra afición o dedicación. Por un lado necesita tiempo, del que muchas veces no disponemos. Pero por otro te ofrece satisfacciones, aprendizajes constantes, conoces a gentes e ideas, incluso puedes mejorar como persona, como padre, como profesional, o como lo que sea. Pero no por el simple hecho de tener un blog, necesitas la inversión en tiempo, constancia y pasión.
Ni idea, la verdad. Creo que la respuesta debería ser distinta para cada persona, no para hombres y mujeres. Pero supongo que el estereotipo de asociar mujeres y maternidad tiene parte de culpa de que los blogs de madres sean inmensa mayoría frente a los de padres. Eso y que a los hombres nos cuesta o nos ha costado siempre más hablar de cosas como la ternura, el amor, la crianza y los niños. Habrá que ir cambiando eso.
Los cuentos muchas veces los eligen ellos, de entre todos los que tienen. Y suele ocurrir que eligen el más largo la noche que no tienen ganas de irse a dormir. Son bastante variados, entre clásicos revisados y modernos. Intentamos evitar los sexistas, que aún hay cada uno por ahí… A Leia están empezando a fascinarle las letras, y se pasa todo el rato preguntando –“¿Y aquí qué pone? ¿Y aquí? ?¿Y aquí?”–. En el cole les dan un cuento los fines de semana, para fomentar el hábito de la lectura, pero suelen ser para niños más mayores, a partir de 5 años, y aún les cuesta. Menos mal que en casa no faltan, y a la Maestra-Jedi –y a mí– nos parece que los libros siempre son los mejores regalos.
Pues un poco sí. No por cotilleo o marujeo, pero sí porque ahora las conversaciones son muchas veces monotemáticas. Lo que es normal, cuando la mitad de las horas del día estás con los niños en la cabeza. Durante los 3 primeros años de los padawanes, las compras mañaneras –y los paseos– nos llevaban de tienda en tienda por el barrio, y siempre acababa conversando con todo el mundo, con los peques como centro de atención. Más aún cuando eran más pequeños e íbamos con el carrito gemelar a todas partes. Nos conocen, aunque sea de vista, en medio barrio.
No creo. Una versión distinta, sí, por supuesto. Supongo que sí he mejorado en algunas cosas, como organización, empatía y paciencia, pero habré empeorado en otras muchas, como concentración, o nivel de tolerancia con los demás, por ejemplo. El hecho es que quieres ser mejor, aunque sea complicado, más que nada porque quieres ser espejo para tus hijos, y eso te obliga a esforzarte en mejorar. La mejor educación se da con el ejemplo. Otra cosa es que seamos capaces.

A nuestra cuenta de correo papasblogueros@gmail.com también nos llegaron otras dudas y curiosidades:
Montse (@Mischic0syyo) de http://mischicosyyo.anagramix.com/
-¿Y en su vida cotidiana? Visistas al pediatra, control alimentación, paseos?
Claro. Las visitas se hacen con la disponibilidad de cada uno, como es normal. Si es posible, vamos los dos, pero depende de nuestros turnos. Como ya he comentado otras veces; yo estoy libre –disponible es más correcto– por las mañanas, y las tardes son para la Maestra-Jedi. En ocasiones he pedido librar en el trabajo –gastando días libres– para poder ir yo también a una visita al pediatra o a una tutoría, por ejemplo. Aunque ya esté la madre, para poder estar yo también. Son mis hijos, y no puedo desentenderme, no quiero perdérmelo. Y me encanta pasear con los padawanes, y llevarlos al parque.
Montse (@Mischic0syyo) de http://mischicosyyo.anagramix.com/
-¿Qué opinan tus amigos y conocidos de la temática de tu blog?
No lo escondo, pero tampoco voy por ahí diciendo que tengo un blog de paternidad. En las redes sociales sí que conocen el blog, soy bastante pesado con él, pero fuera no tanto. Entre los que lo conocen, habrá de todo. Los hay –hombres y mujeres– que lo ven como una tontada, y hasta una ridiculez que un hombre publique sobre crianza y paternidad. Y los hay –también hombres y mujeres– que comentan cada contenido, y comparten y me animan. Lo que ocurre es que la gente que sabe del blog pero no les interesa, no te comenta nada (aunque alguno hay que incluso se burla).
Montse (@Mischic0syyo) de http://mischicosyyo.anagramix.com/
- ¿
Qué opinas de la crianza natural?
Yo solo conozco la crianza con sentido común. Cada familia, cada madre y cada niño es un mundo. Y habría que poner una etiqueta a la crianza de cada familia. La lactancia materna –para mi– es innegociable, pero no siempre es posible. El colecho, el porteo, el apego… todos son opciones. Y seguramente todos nos equivocaremos en alguna u otra opción. Pero solo puedo acudir a mi –nuestro– sentido común.

Y hasta aquí esta tercera entrega de mi #PapáAlAparato particular. Muy pronto el resto de respuestas a vuestras preguntas. Espero que os esté gustando, y os sirva para conocernos un poco mejor a los #PapásBlogueros y nuestros puntos de vista. ¡Y no dejéis de visitar al resto de participantes!

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.


get the InLinkz code

Comentarios