jueves, 18 de diciembre de 2014

Herencias y regresiones

Una de las frases sobre la paternidad que he escuchado de vez en cuando y que comparto completamente es esa que dice que "ser padre es como volver a ser un niño". Y digo que estoy completamente de acuerdo, porque hacía años –muchos– que no jugaba con plastilina, levantaba torres con bloques de madera, daba saltos y revolcones en la cama, pintaba monigotes con ceras, o montaba puzles de 12 piezas. Y además disfruto con todo eso. Ahora los escaparates en los que más me detengo son los de las librerías infantiles, y sobre todo, los de las jugueterías.

Últimamente, gran parte de los caprichos que voy añadiendo a mi wishlist de Amazon son Legos, cuentos y películas infantiles, o action figures, para cuando nos llegue la edad. Estoy deseando que crezcan para regalarnos ese Halcón Milenario de Lego, o ver las pelis de Los Goonies, Dentro del Laberinto, La Guerra de las Galaxias, o Gremlins. O echarnos unas partiditas al Mario Kart, al Little Big Planet o a lo que se tercie dentro de unos años.
Foto de la Maestra-Jedi.
Hace unos días, esta regresión a la infancia tan particular se desbocó. Hablando por teléfono con mi madre, la Yeya Isabel, me cuenta que haciendo limpieza en casa ha encontrado unas cajas donde guardaba algunos de mis juguetes de niño. Entre ellos una con mis Clicks de Famobil –ahora Playmobil–. Y que sería genial enviármelos para los pequeños padawanes. Cuando los vi, fue inevitable recordar las horas y horas que pasé con ellos jugando con mi hermano, el tito Kiko. Y recordé los TENTES –los adoraba–, los Meccanos, el Exin Castillos, los geyperman y los madelman, el fuerte Comansi, el CinExin, los Juegos Reunidos, el Magia Borrás, el Colorines, los sobres de soldaditos de plástico, el Quimicefa,... Y ya más tarde llegaron los Game&Watch de Nintendo –las primeras maquinitas que recuerdo–, el Atari y el Spectrum...

Cuando le enseñé a los padawanes la bolsa de mis clicks, no parecían saber muy bien qué eran aquellos muñecos. Supongo que no los relacionaban con ninguno de los personajes de dibujos o de los cuentos que conocen. Pero en seguida le llamaron la atención los caballos. Era cuestión de minutos que empezaran a ponerlos en fila, los montaran, desmontaran o hicieran carreras. Claro que también era cuestión de unos pocos minutos más que empezaran a volar por los aires, y gorros y piezas desaparecieran debajo del sofá y los muebles del salón. Así que después de que la abuela los hubiera tenido guardados tantos años –en los pies llevan grabada la marca de fabricación, ¡de 1974!–, mejor nos ponemos a recoger y los sacamos otro día. Las herencias hay que cuidarlas.
Ahora de vez en cuando encuentran algún muñeco suelto entre sus juguetes, o un gorro, un caballo o alguna otra pieza, y se acuerdan de ellos. Y yo no puedo dejar de sentir un pellizquito cada vez que Luke o Leia me dicen que quieren jugar con los "clicks de papi".

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario