No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Viernes dando la nota #71: Seis veces Creep

Radiohead y otros - Creep

Ya sabéis de mi gusto por las –buenas– versiones. Y hoy os traigo hasta cinco de una de mis canciones fetiche (y de tanta gente). Radiohead lanzó su primer sencillo, "Creep", en 1992, hace ya ¡más de 20 años! Lo curioso de este himno es que inicialmente fue un fracaso comercial, la BBC Radio 1 la retiró de sus emisiones por considerarla demasiado depresiva. De hecho, Radiohead en esas fechas no tenía demasiadas buenas críticas, e incluso alguno los consideraban una "imitación cobarde de una banda de rock". Pero se convirtió en un éxito mundial varios meses más tarde del lanzamiento de su álbum debut, Pablo Honey (1993), después de pasar casi desapercibida en Inglaterra. Primero en Israel y más tarde en la costa oeste de Estados Unidos, el tema llegó a sonar insistentemente, hasta que alcanzar un éxito abrumador, que llegó de vuelta a Gran Bretaña. Este éxito les exigió dar un gira inesperada en ambos continentes durante dos años. A Radiohead le disgustaba la canción, la consideraban demasiado 'comercial'. Con el enorme éxito que alcanzó hizo que llegaran casi a odiarla, y "Creep" dejó de formar parte de su repertorio habitual. La popularidad de Radiohead aumentó con su segundo álbum, The Bends (1995), y el tercero, OK Computer (1997), que ha sido aclamado como un disco histórico de la década de 90.

A mi personalmente Radiohead no me entusiasma demasiado, no soy fan, aunque reconozco que tienen temas impresionantes. Si tengo que elegir, me quedo con sus primeros discos. Y si están considerados como una de las mejores bandas inglesas de todos los tiempos y una de las más influyentes del rock y pop actual, por algo será. De lo que sí estoy convencido es que "Creep" es una de las canciones más bonitas que he escuchado nunca, siempre me hipnotiza. Para mí tiene ese 'algo' que solo tienen las obras maestras.



De acuerdo con Thom York, vocalista y líder de Radiohead, la canción cuenta la historia de un hombre ebrio que intenta llamar la atención de la mujer por la que se siente atraído, persiguiéndola por todas partes. Al final, pierde la confianza en sí mismo para alcanzarla.

Además de la original, hay versiones de este tema para todos los gustos. Una de las más conocidas es la del grupo de nu-metal KoRn, pero la tengo tan escuchada, pero prefiero poneros otras. Sin duda una de mis favoritas es la que hicieron The Pretenders en versión acústica de 1995, con una Chrissie Hynde impresionante –como siempre–. Hicieron este tema en varias actuaciones.



Y rebuscando por las redes y el youtube, te encuentras con curiosidades como la de Daniel "Homeless" Mustard. Un 'sintecho' de New York que tras acudir en 2009 a un programa radiofónico a contar su historia, y sorprender a todos con esta impresionante versión en solitario del "Creep", ha lanzado ya un par EPs con la ayuda de aportaciones de sus seguidores. Es tremenda.



Y después se encuentra uno con esta inclasificable versión de Robbie Williams a ritmo de swing. Un show que protagonizó el ex de Take That en 2013 en el Palladium y que se editó en DVD. Con lo bien que me caía a mi Robbie Williams, siempre me gustó como showman y su sentido del espectáculo, su tendencia a las versiones, y su gusto por Queen. Pero no sé cómo definirme con este cover... (bueno, en realidad sí que lo sé).



Ahora otra versión. Aunque tratándose de Moby casi lo llamaría homenaje. Samples y scratches, electrónica al servicio del tema, interpretado con la misma sutileza que la hizo grande. El sobrino-bisnieto de Herman Melville –autor de Moby Dick– sorprendió al público con su versión diez años después de su lanzamiento, en la edición 2003 del Festival Glastonbury. En su caso, adjetivo 'weirdo' encaja como un guante hecho a medida. Deprimente y preciosa, espectacular es poco.



Otra más, la última que os pongo, esta vez por una de las muchas cantantes amateurs y youtubers profesionales, con canales de versiones que venden sus clips en iTunes o SoundCloud, y que son plaga. El caso es que la tal Lisa Vitale tiene una bonita voz, y la versión de "Creep" con ukelele me parece por lo menos original.



Otra curiosidad: debido a las similitudes con el tema de 1973 "The Air That I Breathe" de The Hollies, se incluyó a Albert Hammond y a Mike Hazlewood como co-escritores en los créditos de "Creep".



Tengo que reconocer que ésta última no la conocía, la verdad. ¡Qué joya de descubrimiento!

¡Feliz #VDLN! ¡Y que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.


get the InLinkz code

Comentarios