No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Viernes dando la nota #29: El paseo de la vida


Dire Straits & Eric Clapton - Walk of Life

Dire Straits tocando en directo con Eric Clapton el Walk of Life, en el estadio de Wembley en la fiesta del 70 cumpleaños de Nelson Mandela, el 11 de junio 1988. Casi nada.

La banda de Mark Knopfler, espectacular guitarrista, lanzó su quinto disco, Brothers in Arms, en 1985. Supondría el lanzamiento de la banda al status de superestrellas, alcanzando los 29 millones de copias vendidas. Supone el tercer disco más vendido en la década de los ochenta, y ocupa la decimosegunda posición en el ranking de álbumes más vendidos de toda la historia.

Brothers in Arms fue álbum pionero en la publicación en formato Compact Disc (CD) y uno de los primeros en ser grabados exclusivamente de forma digital. Asimismo, fue publicado en vinilo y en casete. Además, supuso el primer álbum en vender un millón de copias en el recién creado formato CD.

Personalmente, esta canción me trae recuerdos de mi infancia. Concretamente de un verano, en Punta Umbría, cuando con la prima Lola a la cabeza, todos los peques que pasábamos las vacaciones en casa de nuestro abuelo Manuel, montábamos actuaciones, obras de teatro y guiñoles, juegos y fiestas. Yo pinté y recorté en cartón un Porsche 911 que recorría un muro de la casa al ritmo del Walk of Life. Tendría unos 13 años. Y ya no se me podrá olvidar.



¡Feliz Vida!

Comentarios