No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Dulces despertares

¡Lo mal que sienta que le despierten a uno! Pues a los niños peor. Se les corta el sueño, quieren volver a dormirse y no pueden, se ponen de mal humor, lloran... y ya el berrinche puede durar media mañana, o toda la tarde.

He descubierto la forma de evitar el mal rato. No es ningún remedio milagroso, ni una canción relajante o algún producto infalible. Es tan simple y tan simpático, que no sé cómo no se me había ocurrido antes. Simplemente hay que dejar que al peque le despierte... ¡su hermano!
A veces, los padawanes vuelven del paseo o del parque tan cansados que llegan a casa dormidos, y hay que darles la comida. Si es Leia la que está más despierta, es tan simple como pedirle directamente que despierte a su 'henmanno', y sentarla junto a él. Ya se encarga de darle besos, echarse encima y hacerle cariños hasta que Luke se despierta, la ve, y no puede evitar reírse con ella. Al contrario es un poco más complicado, ya que primero hay que convencer a Luke de ser suave y delicado, porque cariñoso ya lo es. Hasta el punto de ser pesado. Dar besos es lo suyo, pero puede ser muy bruto cuando no se controla. Y Leia no es tan receptiva con los cariños, pero es mejor que la despierte su hermano a que lo hagamos nosotros y le siente mal.

En fin, ya sé que esta solución defraudará a más de una y más de uno, y no siempre es posible llevarla a cabo, pero es lo que tiene ser papá de mellizos, que algunas respuestas te llegan solas y de los modos más insospechados. Los que tengáis más de un peque, probadlo, a ver qué tal. Los que no, sólo puedo deciros que... paciencia.

Comentarios