No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Viene el verano

Ya queda poco para las vacaciones. A mi me queda aún un poco, pero julio ya casi está aquí. Lo que supone en la casa de los padawanes que arranca definitivamente el verano, y un cambio radical en los horarios, las rutinas, los turnos y el ocio. Por de pronto, los enanos van a pasar un mes en la playa.

El año pasado, con apenas 7 meses, ya probaron (y repitieron) la arena, el mar, las olas y las conchenas (en Huelva hablamos así). Nos lo pasamos pipa, la verdad, todos. Ellos no se daban cuenta de nada, por supuesto, pero era una gozada verlos jugar en la arena, chapotear, bañador, gorrito y crema por todo el cuerpo. Eran la sensación en la zona de playa a la que íbamos. Más aún porque eran 3 los niños de la familia, con el primo. Un espectáculo. ;D

Van a ser días de playa. Todos los días. La tenemos a escasos 50 metros, así que no hay excusa. Y este año, aunque preveo que va a ser más agotador que el año pasado, Luke y Leia lo van a disfrutar muchísimo más. Y nosotros con ellos. Y con los titos, el primo y la abuela, claro. Se van a dar cuenta de más cosas, no van a parar, y los baños van a ser una fiesta. Y siestas por la tarde. Paseos al fresco y cenar en terracitas. Este año van a probar las coquinas, los chocos fritos, las gambas y el pescaíto.

Llevo ya unas semanas con síndrome prevacacional, deseando poder llevarlos a la orilla y darnos el primer baño. No sé si será porque este año llego ya muy justito de fuerzas, o porque los peques cada vez son más activos e interactivos y cada vez lo pasamos mejor jugando. El caso es que estoy deseando 'plantar la sombrilla'.



¡Viene el verano!

¡Que la Fuerza os acompañe!

Comentarios