No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Marcapáginas de Save the Children. La solidaridad también se aprende

En el cole de los padawanes siempre están inventando y llevando a cabo proyectos y actividades. Cuando no tocan dinosaurios, son experimentos y talleres sobre ciencia, arte pop, o la celebración del día. El mes pasado nos encontramos una bonita sorpresa para la celebración del Día del Libro.

Al recogerlos a la salida de clase, los peques nos contaban que ellos mismos habían hecho unos marcapáginas muy chulos, para nosotros, pero que teníamos que comprárselos. Así que sobre una mesita tenían expuestos sus pequeñas obras de arte y un bote para dejar la voluntad. Además de los marcapáginas nos llevábamos un folleto explicando la iniciativa que nos llegaba de la mano de Save the Children, y un diploma personal para cada pequeño artista. El dinero recaudado se destinaría a ayudar a niños y niñas que lo necesitan mucho más que nosotros, incluso para poder disponer de acceso a alimentos, educación, cuidados médicos, o a algo tan simple como agua potable.

Algo tan complicado y a la vez tan sencillo cuando se trata de ellos. Es solo un gesto, pero me encantó cómo con una simple actividad se fomenta la lectura, el dibujo, y la solidaridad, educando en valores y permitiendo conocer la realidad de otros niños y niñas que viven situaciones mucho más desfavorables. Es genial verlos ilusionados por estar ayudando con su granito de arena, y por dibujarnos con sus propias manos un detallito personal. Para saber más de esta y otras formas de colaborar, podéis informaros en la web de Save the Children.

La guinda la puso Leia, cuando llegamos a casa y decidimos cuál de los marcapáginas era para mí, dedicándomelo con un hermoso "Te quiero Papá". Es una frase que me repite –nos repite– constantemente a lo largo del día. Pero eso ya lo dejo para otra entrada.

Ahora que ya terminan su paso por este cole –¡no puedo creer que ya se gradúen!–no sé si el año que viene en Primaria seguirán realizando actividades como esta o trabajando con proyectos. Lo que sí sé es que echaré de menos su escuela de Infantil.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook

Suscríbete por correo electrónico.

Comentarios

  1. Un post con corazón de principio, por inculcar desde el colegio a los pequeños la solidaridad y ayuda a los más necesitados, hasta el final con ese mensaje de Leia 😍😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Si las cosas se hacen con corazón, en casa, en el blog, en la escuela, o donde sea, salen mejor 😉

      Eliminar

Publicar un comentario