Viernes dando la nota #203: Dylan

Cortito y al pie. Esta semana Bob Dylan cumple 76 años. En alguna ocasión he comentado que no es de mis artistas favoritos, y tengo que confesar que me he detenido nunca a leer o interpretar sus letras, ni a empaparme de sus discos. Nunca me llamó la atención, nunca me gustó especialmente Dylan. Claro que hasta él mismo dice cosas como "Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo". No sé si será la voz, o el estilo, no sé si será la época... "Yo no tengo una voz bonita. Yo no sé cantar bonito, y además no quiero". Al menos la actitud la tiene. Creo que de las canciones que le conozco –reconozco que no son muchas– me quedo con la historia tremenda de Hurricane Carter.

Seguramente muchos conoceréis y os gustarán temazos como el Blowin' in the wind, Forever young, Don't think twice it's all right, Mr. Tambourine Man, y tantas otras. Son himnos, canciones históricos, obras maestras. Pero no sé porqué,…

Marcapáginas de Save the Children. La solidaridad también se aprende

En el cole de los padawanes siempre están inventando y llevando a cabo proyectos y actividades. Cuando no tocan dinosaurios, son experimentos y talleres sobre ciencia, arte pop, o la celebración del día. El mes pasado nos encontramos una bonita sorpresa para la celebración del Día del Libro.

Al recogerlos a la salida de clase, los peques nos contaban que ellos mismos habían hecho unos marcapáginas muy chulos, para nosotros, pero que teníamos que comprárselos. Así que sobre una mesita tenían expuestos sus pequeñas obras de arte y un bote para dejar la voluntad. Además de los marcapáginas nos llevábamos un folleto explicando la iniciativa que nos llegaba de la mano de Save the Children, y un diploma personal para cada pequeño artista. El dinero recaudado se destinaría a ayudar a niños y niñas que lo necesitan mucho más que nosotros, incluso para poder disponer de acceso a alimentos, educación, cuidados médicos, o a algo tan simple como agua potable.

Algo tan complicado y a la vez tan sencillo cuando se trata de ellos. Es solo un gesto, pero me encantó cómo con una simple actividad se fomenta la lectura, el dibujo, y la solidaridad, educando en valores y permitiendo conocer la realidad de otros niños y niñas que viven situaciones mucho más desfavorables. Es genial verlos ilusionados por estar ayudando con su granito de arena, y por dibujarnos con sus propias manos un detallito personal. Para saber más de esta y otras formas de colaborar, podéis informaros en la web de Save the Children.

La guinda la puso Leia, cuando llegamos a casa y decidimos cuál de los marcapáginas era para mí, dedicándomelo con un hermoso "Te quiero Papá". Es una frase que me repite –nos repite– constantemente a lo largo del día. Pero eso ya lo dejo para otra entrada.

Ahora que ya terminan su paso por este cole –¡no puedo creer que ya se gradúen!–no sé si el año que viene en Primaria seguirán realizando actividades como esta o trabajando con proyectos. Lo que sí sé es que echaré de menos su escuela de Infantil.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook

Suscríbete por correo electrónico.

Comentarios

  1. Un post con corazón de principio, por inculcar desde el colegio a los pequeños la solidaridad y ayuda a los más necesitados, hasta el final con ese mensaje de Leia 😍😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Si las cosas se hacen con corazón, en casa, en el blog, en la escuela, o donde sea, salen mejor 😉

      Eliminar

Publicar un comentario