martes, 17 de mayo de 2016

#ElTemaDeLaSemana:
El Camino de Baldosas Amarillas

#ETDLS4: Un recuerdo que te ayude a salir adelante

Una de las cosas que tiene esto de la paternidad es que no necesitas mucho para sobreponerte a casi cualquier obstáculo. No te planteas parar, abandonar o rendirte. No hay apenas tiempo para eso. La vorágine de la crianza y el ritmo de vida actual ya es suficiente locura, una yincana continua, con la particularidad de que se retroalimenta. Es esa misma paternidad la que te empuja, por puro instinto. Salir adelante implica dirigirse a algún sitio, buscar una meta, llegar al arcoíris al final del camino. Pero no hay mayor aliciente que la propia crianza, lo importante es el trayecto, el viaje, el camino de baldosas amarillas. Por eso no suelo recurrir a ningún recuerdo que me ayude a seguir. Sencillamente "ser padre lo compensa todo". Lapidario.
Pero los superhéroes sólo existen en los cómics y en el cine. Y a veces uno tiene los niveles de midiclorianos por los suelos. La casa, el trabajo, el mellizogeddon que se organiza de vez en cuando, los horarios, la edad que me regala más achaques de los que me gusta reconocer... Difícil disfrutar del viaje. Creo que la Mestra-Jedi no lo sabe –y si no lo sabe ella no lo sabe nadie–, pero en ocasiones me descubro recordando viajes, precisamente: los días de playa con los peques, millas y millas conduciendo por el carril izquierdo en Escocia, ese hotel en El Portil, miradores y pasos de cebra demenciales en Tokyo, los bares del Temple Bar dublinés y los acantilados de Moher –nuestro primer viaje–, horas recorriendo Portugal en coche con los peques tranquilos atrás –su primer viaje–, ver correr a Leia por Hyde Park y a Luke bailando y riendo en Covent Garden, Roma –las veces que haga falta–, Estocolmo, el desierto de Túnez, París, Berlín, Toronto y Quebec, Copenhage, los puentes de Praga, playas y más playas,... Quiero más viajes, más baldosas amarillas, más recuerdos.
Tengo la suerte de no tener que usar el coche demasiado, aunque me encanta conducir, me relaja y me divierte. Y digo suerte porque si gastara horas al día en la carretera acabaría por odiarlo. Y reconozco que alguna vez he recurrido a él como mi 'Botón del Pánico' particular. Arranco, enciendo la radio y subo el volumen, y que empiece el rock. Música que me quite de en medio, que me marque otro ritmo, me vacíe la cabeza y me deje sólo lo importante: el arcoíris que me acompaña durante todo el camino de baldosas amarillas.


¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Consigue los códigos para InLinkz.

16 comentarios:

  1. Jolín!! Menudos viajes!!! :O
    Muy cierto lo que dices, la propia m/paternidad es la que nos hace seguir adelante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, somos muy de viajar, y alguno hasta se me ha pasado ;)

      Eliminar
  2. Adoro coger la carretera y perderme cuando estoy agobiado o bajo mínimos. Reconforta. Gran post, amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tengo que reconocer que me saqué el carnet hace solo 6 años, por pereza. Y sabiendo que me iba a encantar conducir... Y me encanta!

      Eliminar
  3. Vaya pedazo de viajes y de recuerdos. Mis recuerdos tienen menos kilómetros pero tambien me hacen sacar sonrisas... Confieso a que, a veces recuerdo algo que han dicho o jrcho y me río a carcajadas yo sola. Y eso que también tenemos muchos momentos tensos buuuf. Precioso el.post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los viajes son como marcapáginas en los años, y siempre enriquecen. Yo si no escucho hablar en ¡'extranjero' es como si no hubiera salido de viaje, no desconecto ;)

      Eliminar
  4. En este tema coincido contigo totalmente, mis recuerdos más recurrentes son los viajes....y los libros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra forma formidable de viajar. Pero también requiere tiempo, yo tengo muy olvidadas mis lecturas, antes caían 8 o 10 libros a años, y ahora no puedo... :(

      Eliminar
  5. Nosotros al contrario, desde que están ellos hemos viajado menos, al menos fuera de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si, los viajes que comento son de antes de tener a los mellis, aunque con ellos ya hemos ido a Portugal (varias veces), a Valencia, Galicia, Toledo, y a Roma, Florencia, Londres, Escocia.... Siempre en un radio corto, no podemos meterlos más de 2-3 horas de vuelo/viaje ;)

      Eliminar
  6. Por unas cosas u otras apenas hemos viajado, espero que con el Cucu podamos ver nuevos lugares! Muy grandes tus palabras! Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí. Yo hasta que conocí a la Maestra-Jedi no había viajado nunca, y ahora es casi una obligación/vicio ;)

      Eliminar
  7. Me encantan los recuerdos asociados a los viajes, a esos momentos de relax y libertad al mismo tiempo. Yo tb me uní al tema. besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo vi, genial! Viajar es una de las cosas que más enriquece la vida de cualquiera. ;)

      Eliminar
  8. Muy cierto con solo ser padres basta. Yo también extraños esas cosas, quisiera hacerlo más seguido pero hay muchos motivos por lo que no se puede. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay que intentar buscar la forma, un fin de semana, un festivo, una semana libre... aunque sea agarrar el coche y perderte a unos kilómetros de distancia ;)

      Eliminar