No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Lo más grande del mundo

Leia se levanta la primera. "¿Es de día?", viene diciendo por el pasillo. Me levanto, y la intercepto para llevarla al salón. Desde el jueves tenía metido en la cabeza que hoy era el día de las mamás, y había que despertar a mami con una sorpresa y llevarle el desayuno. Un poco después se levanta Luke, y también me lo llevo antes de que vuelva a despertar a la Maestra-Jedi. Hay suerte, y al poco rato los tengo entretenidos con otras cosas.

Después de que se tomen la leche y terminen de despabilarse, los visto intentando no hacer demasiado ruido, y los convenzo para ir a la calle sin mucho escándalo. Lo ideal sería que yo preparara el desayuno, pero al menos así habrá silencio en la casa un buen rato. Además, no tenemos croissants ni jamón. Volvemos de la cafetería, con el "desayuno de los campeones" medio listo, y llevándolo repartido entre los tres. En realidad, aunque yo no esté al cien por cien, estos ratitos de confidencias y complicidad con los padawanes son lo mejor.
Termino de preparar el café y las bandejas: tostadas con jamón, tomate y aceite, croissants con mantequilla, donuts de chocolate, zumo natural, café; y buscamos las tarjetas que traían del cole. Mi móvil ha zumbado un par de veces, la Maestra-Jedi lleva un rato despierta, pero sigue esperando a que le demos la "sorpresa". No nos ha escuchado salir ni volver de la calle, así que al menos la idea de que hoy descansara tranquila en la cama un poco más ya está cumplida.

La escena sigue con sonrisas, gritos de "¡Sorpresaaaa!", y besos, pero hay tantas cosas que al final nos vamos a desayunar al salón. Yo con ver que la Maestra-Jedi está contenta y no puede dejar de sonreír ya me doy por satisfecho. Después del numerito con las bandejas y los peques "despertando" a mami, desayunamos, y entonces es cuando llegan las felicitaciones de verdad, las naturales. Luke y Leia se sienten cómplices de todo el montaje, y la abrazan espontáneamente, y le dan besos. A Leia le sale un "Te quiero mucho, Mami" y un achuchón, y no podemos evitar sonreír de felicidad. Y me imagino –sé– que ser mamá en ese justo momento es lo más grande del mundo.

Mamá es lo más grande del mundo.

Te quiero mucho, mami.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios

  1. Hola: un desayuno inolvidable... me uno a tu homenaje a todas las madres. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Todas os merecéis un homenaje, el Día de la Madre y todos los días. ;)

      Eliminar

Publicar un comentario