No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Winter is coming

Ha tardado, pero parece que el frío ya llegó a la Academia Jedi. Durante muchos meses hemos sufrido disfrutado con el buen tiempo, las camisetas de manga corta y la caza del mosquito. En septiembre y octubre parecía que el verano no tenía intención de dejarnos, y en estas latitudes hemos mantenido los 30 grados durante muchas semanas, con algunas tormentas veraniegas y trombas de agua. Pero el frío lo hemos visto solo en el 'parte'.

Una de las cosas positivas es que hasta la fecha no he tenido que llevar a los padawanes al cole con paraguas o con chubasquero. Lo que es un alivio, porque hay días que ya cuesta llevarlos en paz y tranquilidad sin añadir más inconvenientes, novedades y distracciones. Las botas de agua sí las hemos estrenado, pero por el momento los charcos siguen siendo un misterio por descubrir.
Como en muchas casas, imagino, la temporada se estrena oficialmente con la mesa camilla, así que esta semana pasada la sacamos de su escondite estival, y nos pusimos manos a la obra. Hasta ahora los peques comían, jugaban y pintaban en la mesa baja, así que ahora tienen otra flamante –y roja, a juego con sus sillitas– mesita para seguir con su adiestramiento jedi.

Y con los muebles de montaje pasa tres cuartos de lo mismo que con las cajas de cartón; son magnéticas. No hay niño que se resista. Así que me encontré de pronto con dos mini-ayudantes, pasándome los tornillos uno a uno, metiéndose en medio de las patas y tapas, y poniendo a prueba la resistencia de aquello que papi estaba montando, y que por lo visto, parecía una mezcla entre un barco pirata, una mesa patas arriba y un castillo de madera. La imaginación es el más potente de los poderes de la Fuerza. Y siempre es una buena oportunidad para 'hacer' cosas juntos, y para jugar y seguir aprendiendo.

A veces me asombra el trabajo que le cuesta al pequeño Luke pronunciar en muchas ocasiones la letra 'erre', y lo bien y rápido que aprendió a decir 'torrrnillo' y 'marrrtillo'.

¡Que la Fuerza os acompañe!
Síguenos en Facebook.

Comentarios