No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Juntos

Esta mañana Leia se ha levantado tristona y sin ganas de nada. Su hermano Luke por el contrario era todo sonrisa y entusiasmo. Mientras ella buscaba y preguntaba por la Maestra Jedi, él iba detrás suya diciéndole –"No llores, hermana, mamá está en el trabajo"–. Yo no he podido evitar sonreirme mientras les preparaba el desayuno en la cocina.
Al rato ya estábamos en marcha, con todo controlado. Camino del colegio, los tres de la mano, cantando, riendo, y buscando coches de todos los colores. En la puerta del colegio ha pasado lo de casi todas las mañanas. Se han quedado un momento parados, hasta que le he dicho a la peque: –"Ayuda al hermano, AnaLeia. Dale la mano y busca a la seño"–. Y se han cogido los dos de la mano, y lentamente han cruzado juntos el patio, hasta donde estaban sus compis y sus seños. Yo he podido quedarme mirándolos desde la entrada, y luego por encima del muro. Y no he podido dejar de sonreír todo el rato. Camino de vuelta a casa, más contento que otros días, iba pensando en mi café solo.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Comentarios