No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

18 meses y 1 día

Dulce condena, que se dice. Y casi, casi, sin darnos cuenta.
Ya lo comenté hace tiempo, yo ya no cuento meses, cuento risas. Ahora estamos empezando a contar palabras (o cuasipalabras).
Increíble cómo pasa el tiempo. Me río yo de la relatividad esa. La mamá y yo lo hemos comentado mas de una vez, no es que ya no nos acordemos de cómo era todo antes, no fue hace tanto, pero nos parece tan lejano...
Y solo hace un año y medio...

Comentarios