No es por ti, es por mí...

Yo soy el que tiene prisa. Yo soy el que tiene el reloj en la cabeza. Tic Tac Tic Tac detrás de los ojos. Yo soy el se pone de los nervios si te pones la camiseta o los zapatos al revés, si no te subes la cremallera, si no te abrochas el botón. Yo soy el que quiere que salgamos ya, el que quiere que estés preparado para salir ya.

Yo soy el que se desespera porque tu hermana tarda en acabarse la leche. Porque tu hermano quiere vestirse conmigo al lado. Yo soy el que tarda un segundo de más en darme cuenta y en pedirte perdón por tirarte del pelo al hacerte la coleta. Y en darte un beso para que me perdones, aunque no haga falta. Yo soy el que olvida estas cosas. El que deja que las prisas me hagan olvidar lo que realmente tengo que hacer. Lo que necesitáis.

Yo soy el que se olvida de lo importante que es ese Pikachu, ese dinosaurio, esa tarjeta. Lo importante que es irnos al cole con ese muñeco al que agarrarse. Iluso. Yo soy el que no se para a desear de verdad buenos días. Yo soy el …

Las clases

Hoy cumplimos 28 semanas. Seis meses ya. Y hemos tenido nuestra primera clase de preparación al parto de las 5 previstas. Y la verdad es que ha sido una experiencia extraña. Supongo que los que hayan pasado por esto de la mater/paternidad ya lo habrán hasta olvidado, o lo recordarán como algo distante y de poca importancia.

La verdad es que ha sido una situación rara, una mezcla entre grupo de apoyo y secta de embarazadas. Tras presentarnos todos ("Hola, me llamo Jose, y esto es Jackass!"), vemos que somos los únicos con embarazo gemelar. Somos la excepción, ya que además de ser menos habitual, lo normal en un embarazo como el nuestro es recurrir a la cesárea (programada o no). Aún así el curso nos interesa, siempre se pueden aprender cosas, y te preparan también para el postparto. Tras retratarnos todos, hemos empezado a ver una presentación de esas de Power Point (en fin... ¬¬).

No ha durado ni 10 minutos.

El ambiente ha sido agradable, y hasta simpático. El proyector se ha quedado con la cuarta o quinta pantalla del Power Point, y ahí que quedó, olvidado. La matrona a cargo de la clase de hoy, no sé si definirla como  una 'Mari', desde el principio se ha lanzado a por las curiosidades, las anécdotas y algunas barbaridades (algunas muy cómicas) de su profesión, incitada por las preguntas y curiosidad de la concurrencia. Cuando una lleva 5, 6, 7 meses de embarazo lo que menos le apetece es que le cuentes que tal hormona produce pigmentación en las areolas o en la 'linea alba', o que el tránsito intestinal se ve afectado por la presión que ejerce el útero...

Y lo cierto es que es de agradecer. La sensación de familiaridad, de estar pasando todos por lo mismo, las mismas dudas, miedos, hasta prejuicios. La epidural, los dolores, la presencia del padre, los puntos postparto, el personal, la capacidad de la UCI neonatal... Y sobre todo la sensación de acompañamiento de la matrona. Lo que queda tras este primer contacto previo con la experiencia del parto/nacimiento es que uno está en buenas manos. Más por compromiso y confianza que por otra cosa.

Ante todo ha sido tranquilizador.

Comentarios

  1. Nuestra matrona la llamábamos "la flander" y os diré por qué. Ella decía "coger al niño por el ombliguito y con un algodoncito mojadito en alcohol, le dais toquecitos muy despacito alrededor" jajajaj!! a Manolo y a mí nos dio un ataque de risa alguna vez!!! Erika

    ResponderEliminar
  2. JEJE Nosotros creo que tendremos una matrona cada día, irán rotando. Esta era muy 'mari', a ver quién nos toca el martes que viene.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario